Don Damián Pérez Calderón, un hombre de 89 años, oriundo de Guerrero, que dedicó casi 20 años de su vida a ser vocero de un conocido periódico en #playa del carmen, trabajaba todos los días en la esquina de la avenida constituyentes y la carretera Federal. Hasta que un día de febrero del año 2016 sufrió un accidente con un taxi en su lugar de trabajo y días después falleció.

"El #abuelito de playa" se hizo muy conocido por todos los habitantes de Playa. Verlo trabajar arduamente te inspiraba fuerza y admiración de ver a un hombre que quizá debería estar descansando en una mecedora contemplando el mar o viendo a sus nietos jugar y no bajo el ardiente sol, trabajando por unas cuantas monedas.

Anuncios
Anuncios

(ganaba entre 100 y 150 pesos diarios). Él mismo relataba que trabajaba debido a que su mujer tenía diabetes y que hacer algo productivo lo mantenía con vida.

Don Damián era mi héroe

Desde que llegué a Playa del Carmen y vi a este hombre me maravilló su perseverancia de lucha, parecía que una energía más grande que él, era la que hacía que resistiera el calor, y entregar los periódicos era algo meramente simbólico, la noticia que nos entregaba todos los días era su fuerza inagotable. Yo como muchas personas solo le compraba el periódico para "apoyarlo".

Después de pasar diario por esa calle, (ya que vivía a unas cuadras de ahí), cuando pasaba en mi auto lo llamaba para platicar un momento con él y me regalaba el periódico, no le importaba el dinero, él sabía que no tenía que preocuparse por unas cuantas monedas, solo tenía que estar ahí y resistir lo más que pudiera para cumplir su misión.

Anuncios

Alguna vez trate de filmarlo, de hacer un documental sobre él, de abordar su vida de forma más profunda. Así que un día estuve con él todo el día, intenté entrevistarlo pero se negó, interpreté su silencio como una forma de proteger su identidad y que en definitiva yo era un extraño para él, así que tome mi cámara y me fui.

Después de unos días regresé con un Dvd en la mano y se lo di, primero lo tomó con sorpresa y ya que le expliqué que era me lo devolvió como si le estuviera dando algo malo, en ese momento me sentí como un niño que su ídolo de la televisión no le quiere dar su autógrafo, rompió mi corazón pero entendí sus razones. Igual ya había subido el video a Youtube así que estaba tranquilo.

Solo quedará el recuerdo

Ahora, cuando paso por la calle donde trabajaba Don Damián lo busco sabiendo que ya no está, veo la persona que lo reemplazó y me parece que hasta esa persona extraña a don Damián. Todos nos iremos en algún momento, solo estamos de paso y creo que uno de nuestros trabajos más importantes en esta vida es la de transmitir un mensaje, no hacen falta las palabras solo nuestro ejemplo es lo que perdurará en las personas que alguna vez nos conocieron y que al recordarnos nos mantienen vivos.

Aquí les dejó el video que hice de Él.

#don damian