Femicidio es Genocidio. Bajo esta consigna, 120 mujeres protestaron semanas atrás frente a la Casa Rosada, el Palacio de Tribunales y el Congreso de la Nación en Buenos Aires, Argentina. Explicar lo que es el femicidio a esta altura, donde ya se han replicado innumerables casos en los medios mundiales, resulta redundante. Es que con tan solo escribir “femicidio” en algún buscador de Internet, los casos empiezan a aparecer. Historias de mujeres de todas partes del mundo que perdieron sus vidas por el simple hecho de ser mujeres.

En Argentina, se registra 1 femicidio cada 25 horas. Es decir que una mujer pierde la vida en ese país, cada 25 horas, sólo por ser mujer.

Anuncios
Anuncios

La falta de contención por parte del estado es tal, que ni siquiera existen estadísticas oficiales sobre los femicidios. Las cifras que se conocen actualmente, son el resultado del relevo de medios de comunicación masivos llevado a cabo por la ONG “La Casa del Encuentro”.

Bajo el grito “Ni Una Menos”, el 3 de junio de 2015, 300.000 personas se reunieron en la Plaza del Congreso de Buenos Aires para decir basta. La convocatoria a la marcha, se generó a través de las redes sociales. Sólo hizo falta un tweet para que el pueblo argentino se reuniera esa noche de invierno, bajo un mismo objetivo: que no faltara ni una mujer más.

Después del “Ni Una Menos” llegó el “Vivas nos queremos”. Los argentinos volvieron a salir a las calles en junio del año pasado y lo repitieron este año en una multitudinaria movilización.

Anuncios

La reiteración del reclamo, demuestra que a pesar de ser una problemática que mueve a la gente, no forma parte de la política actual. Las masivas marchas que se llevaron a cabo en Argentina, sirvieron para darle visibilidad al reclamo ya que fueron replicadas en diferentes partes del mundo.

Hace unas semanas, en #México, una estudiante de 22 años murió estrangulada con un cable telefónico. Como si no fuera suficiente, los medios de comunicación comenzaron a divulgar datos irrelevantes sobre la víctima. Incluso la Procuraduría General de Justicia informó que la joven no estudiaba y había tomado alcohol y drogas antes de perder la vida. Dejando entrever la existencia de una relación entre el consumo de esas sustancias y que la joven luego apareciera estrangulada. Porque claro, siempre aparecen los que intentan encontrarle una justificación a los femicidios. Como si la forma de vestirse, o las actividades que llevaba a cabo o cualquier característica de su personalidad, pudieran justificar que una joven de 22 años apareciera muerta.

Anuncios

Tristemente, la defensa a la víctima llegó, una vez más, gracias a las redes sociales. Bajo el hashtag "SiMeMatan", usuarias de Twitter ironizaron sobre cómo podrían ser culpadas en su propio asesinato. El tema que se convirtió rápidamente en tendencia, fue el disparador de la marcha que se llevó a cabo en la Ciudad de México y a la que acudieron más de 2.500 personas. A viva voz, mujeres reclamaron frente a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y exigieron justicia, no solo para la joven estudiante, sino para todas las mujeres.

El temor que sienten las mujeres al salir solas es real. El 77% de las mujeres en la Ciudad de México se sienten inseguras de vivir y transitar libremente por la capital. Sí, las mujeres tienen miedo de andar solas por la calle y es fácil entender por qué. Cada día, 7 mujeres son asesinadas en México según el Observatorio Nacional Ciudadano del Femicidio. Cada día, las mujeres salen a la calle sin saber si van a ser una de esas 7.

No sólo en México las mujeres sienten esa inseguridad. En un barrio de París, las mujeres temen salir solas a la calle por miedo a ser acosadas física y verbalmente. Lejos de la imagen de película en color sepia donde los franceses pasean con una baguette bajo el brazo, en el barrio de Pajol, en el Norte de la capital francesa, las mujeres ya no pueden caminar libremente. “Las mujeres, una especie en peligro de extinción en el corazón de París”, es el título de la petición lanzada por el grupo de mujeres del distrito de La Chapelle de París que buscan poder vivir, trabajar y disfrutar de los espacios públicos, libremente. Sí, son mujeres reclamando poder vivir libremente.

Mientras las marchas movilizan a miles de personas en todo el mundo, y las peticiones juntan miles de firmas, aún no hay políticas efectivas que amparen a la mujer. Todo hecho que contribuya al mejoramiento del sistema es bienvenido, pero resulta insólito que los cambios sean promovidos por Twitter, en vez de ser alentados por dirigentes políticos. El hecho de que la convocatoria de las marchas sea masiva, significa que los ciudadanos son conscientes de lo que sucede. Ahora hace falta que los medios de comunicación, los políticos y demás representantes de la opinión pública, adopten una visión de género.

La falta de estadísticas en la mayor parte de los países de Latinoamérica, demuestra la falta de importancia que tiene el tema en las agendas políticas. La falta de registro es un intento de que las muertes pasen desapercibidas y de no darle a la problemática, la importancia que se merece. Pero eso ya no es posible. Ya nadie puede esconderlo. Los ciudadanos se movilizan porque están matando a las mujeres. #Feminismo #Violencia