De pequeña uno de mis juegos recurrentes era el de “Home sweet home” donde la casa estaba “construida" con una toalla o la representaba un cajón del ropero. Allí vivía Barbie (la mamá), Ken (el papá) y cualquier objeto redondo protagonizaba a los hijos. Ese tipo de recreo “inofensivo” me generó ciertas aspiraciones, pero que, hoy día, no podré cumplir y la mayoría de los mexicanos tampoco: tener una vivienda.

"Infonavit" nuevas modificaciones para unos cuantos

Cuando se anunció que, a partir del mes de abril del presente año, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (#Infonavit) aumentaría el monto máximo para la obtención de moradas con el objetivo de incrementar su valor y de acortar las distancias con las zonas de trabajo, no dude ni un instante y solicité una cita.

Anuncios
Anuncios

Al término del encuentro, ya con toda la información proporcionada por una trabajadora del Infonavit, lo único a lo que puedo aspirar es a 557.982,85 pesos 00/100 M.N. Ya contando el monto del saldo de la subcuenta de vivienda (#Afore) y restando 15.352,85 pesos 00/100 M.N. por gastos de titulación, financieros y de operación del crédito a otorgar. Dicha cantidad no está tomando en cuenta los intereses que se irán generando a lo largo de los años, por lo que todavía tendré que desembolsar para cubrir el famoso CAT. Todo lo anterior sucede a pesar de que cotizo desde el año 2000.

¿A partir de qué surge tal cantidad?

Lo que sucede es que la institución se ha tomado muy en serio el mantra del “aquí y ahora”, no solo porque contempla el empleo actual, sino también el sueldo y el tiempo que uno lleva prestando sus servicios en la flagrante empresa, compañía o institución.

Anuncios

¿Dónde quedan las aportaciones de los años pasados? ¿Para el retiro que será dentro de 30 años en mi situación? ¿Por qué mis ahorros los tiene otra institución financiera, en mi caso llamada Banamex? ¿Es equiparable lo que me “prestan” con los precios que manejan las inmobiliarias? ¿Por qué tengo que estar casada para poder sumar créditos? Infiero que cada uno, al momento de experimentar la realidad crediticia, generó sus preguntas, similares a las mías, las cuales solo tienen respuesta en el mercado financiero.

En la página del instituto se puede leer como el organismo se jacta de que la calificadora Standars & Poors la sigue preservando con el máximo calificativo AAA. Pero, ¿qué significan estas tres letras mayúsculas? "La capacidad del emisor para cumplir con sus compromisos financieros es extremadamente fuerte". Números, estadísticas, miles de millones es lo que aplauden y califican. Y no, las necesidades que tenemos como seres humanos, que son la protección del clima, privacidad, espacio organizado apegado a cada personalidad, donde cada persona pueda aislarse para pensar, descansar y desarrollarse en su intimidad, conjugado con los servicios de agua, luz, internet, entre otros menesteres más.

Anuncios

Todos los requisitos anteriores que se vuelven escasez en la mayoría de los mexicanos y que son indispensables para el día a día, jamás podrán llegar a concretarse.

¿Hacia una segunda vuelta de 1910?

Lo último que me queda y nos queda por hacer es, como lo mencionó en 1910 uno de los hombres más lúcidos que he tenido la oportunidad de leer, Ricardo Flores Magón: “Pongamos… la mano sobre ese dios que se llama 'derecho de propiedad territorial', y hagamos que la tierra sea para todos (y para todas)”.

#Bancos