Ya pasaron más de 60 días desde que el pueblo venezolano comenzó a marchar. La brutal represión llevada a cabo por el gobierno de Nicolás Maduro ya se cobró la vida de más de 70 personas y cada día se suman nuevas víctimas. La pregunta es, ¿cuándo cesará la violencia y retornará la paz en #Venezuela?. Pregunta que se ha convertido en un enigma.

Los días pasan y la situación parece agravarse. El pueblo venezolano se enfrenta diariamente a la represión con la esperanza de lograr un cambio. Son conscientes del peligro al que se enfrentan día a día, pero aún así, prefieren seguir luchando. Mientras muchos se quedan resistiendo en su tierra querida, otros prefirieron partir en busca de mejores oportunidades.

Anuncios
Anuncios

Según la consultora Datanálisis, 9 de cada 10 venezolanos prefieren irse del país. Dejando sus hogares y a sus familias, gracias a Maduro, como ellos mismos dicen, muchos venezolanos decidieron abandonar su país e intentar reconstruir sus vidas en los países vecinos.

A pesar del panorama poco alentador que presenta la situación de la nación latinoamericana, los venezolanos tienen en claro que si se van es para volver. Con la esperanza de que en un futuro cercano las cosas mejoren, parten con la idea de mejorar su situación y así poder ayudar a la distancia, a sus familiares que quedaron cuidando sus casas de los saqueos y resistiendo. Según Emilio Osorio, presidente de la Asociación Venezolana de Estudios de la Población, lo que ocurre es una inmigración semiforzada ante las condiciones actuales del país.

Anuncios

El éxodo de venezolanos se ha expandido por todo el continente. La crisis venezolana está trascendiendo las fronteras de su país e impactando sobre la región. Brasil ya manifestó su preocupación y aseguró que el aumento de la violencia en Venezuela podría causar que más de dos millones de venezolanos crucen la frontera hacia su territorio. Su temor no es injustificado, en Brasil durante este año, se registró un récord de solicitudes de refugio de venezolanos: 3.181 personas pidieron asilo entre enero y abril. Durante esos cuatro meses, los pedidos igualan a los de todo 2016.

Brasil no es el único país al que han acudido los venezolanos y tampoco es el único en demostrar su temor. El Director Nacional de Migración Colombia, Christian Krüger, dijo que hay alrededor de 50.000 venezolanos residiendo en Colombia en condición regular. Aunque también estimó que alrededor de 200.000 venezolanos residen de forma irregular.

Ante estas cifras alarmantes, el gobierno puso en marcha un plan para mantener la seguridad de sus fronteras.

Anuncios

Los ciudadanos venezolanos que decidan entrar a Colombia deberán contar con la Tarjeta de Movilidad Fronteriza. Según Migración Colombia, más de 90.000 ciudadanos venezolanos ya han solicitado el documento para transitar por la frontera. Además, el gobierno decidió implementar tecnología biométrica que ayuda a agilizar los tiempos de servicios, garantizando un máximo nivel de seguridad. Esta tecnología permite analizar el iris de los pasajeros y así obtener información en instantes. Frente a este fenómeno migratorio, el gobierno colombiano está buscando implementar nuevas políticas que le permitan asegurar un tránsito ordenado.

Mientras Colombia se prepara para implementar soluciones biométricas, Perú ya ha comenzado a hacerlo. En 2016, se empezaron a emitir los primeros pasaportes biométricos peruanos, desarrollados por la Imprimerie Nationale de Francia. Estos pasaportes incorporan características de máxima seguridad que ayudan a evitar el fraude y a acelerar el control en las fronteras. El método biométrico permite consolidar la seguridad fronteriza, una preocupación latente frente al gran flujo migratorio en la región. Este sistema de verificación se convierte en un requisito esencial para la seguridad.

El hecho de reforzar la seguridad en las fronteras no significa que los venezolanos no estén siendo bien recibidos. Según las cifras presentadas por las autoridades migratorias del Perú, se estima que alrededor de 6.000 venezolanos residen en el país. Gracias al Permiso Temporal de Permanencia (PTP), los ciudadanos venezolanos que ingresaron de forma regular al país hasta el 2 de febrero pasado, tienen la posibilidad de incorporarse a la formalidad migratoria. Esto les da acceso tanto a residir como a trabajar. Durante su visita a España, el presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, expresó su preocupación por la crisis en Venezuela y aseguró que si no se actúa pronto, se producirá un “mar de sangre” ya que muchos venezolanos partirán en bote y comparó la situación con la que viven los emigrantes en el Mediterráneo.

Según las últimas cifras disponibles, 655.400 venezolanos viven en el exterior y el 21.2% lo hace en América Latina. La migración venezolana sirve como disparador para que los países de la región revean las condiciones de sus fronteras. Algunos ya han comenzado a hacerlo, al implementar medidas como la identificación a partir de señales biométricas, entre otras. El creciente flujo migratorio es una alarma que los países deben escuchar para así revisar sus políticas y de hacer falta, endurecerlas.

Este es un nuevo reto para los países de la región, quienes deben implementar un plan de contingencia que permita controlar las consecuencias generadas por los nuevos fenómenos migratorios. Los países deben organizarse para responder a la crisis humanitaria que está viviendo el pueblo venezolano y así poder brindarle un hogar a aquellos que han tenido que dejar el suyo. El éxodo venezolano ya es un hecho y los países vecinos deben hacer lo posible para integrar a los ciudadanos en sus países de una forma organizada y segura hasta que puedan regresar a sus hogares en Venezuela. #PERU #Biometría