Hace poco le dejaron una tarea a mi sobrino que nos puso a pensar qué país estamos dejando a las futuras generaciones, qué tipo de personas habitarán el planeta cuando los vestigios de la tolerancia se hayan extinguido en su totalidad y qué tan importante es educar con amor y respeto a nuestros niños.

La tarea consistía en dos investigaciones, la primera era sobre el "Día Naranja", qué es y para qué sirve, la segunda tocaba a una palabra interesante pero que a muchos nos provoca temor, la participación, el fin era el mismo saber qué significaba y para qué podía ser utilizada en nuestro vocabulario y acciones de cada día.

Les voy a dar un poco del contexto en el que mi sobrino se desarrolla, asiste a una escuela pública, convive con niños de su edad en el colegio y muy poco fuera de este, prefiere entretenerse con películas o series, libros de vez en cuando y solo si son de dinosaurios, Pokémon o Dragon Ball; su comportamiento es como el de un niño de seis años común, a veces cuestiona más de la vida de lo que yo podría hacerlo y tiene una fijación por los ojos y el cuidado del planeta.

Anuncios
Anuncios

Ese niño que les describo puede ser un vecino o un familiar, su personalidad se sigue desarrollando y sus talentos están creciendo, pero tiene un detalle convive con tres mujeres todos los días su figura paterna se encuentra presente apoyándolo e inculcándole el amor por el fútbol, valores y #Educación. Entiende que el respeto es base para la convivencia familiar y podrá dudar de la fuerza física de una mujer pero de su capacidad nunca, porque reconoce que sus amigas en ocasiones son mejores leyendo o jugando fútbol, y eso no le ha afectado en su desarrollo como individuo.

Investigar sobre el "Día Naranja" solo afirmó su posición en contra de la violencia a la mujer y niñas de nuestro país y el mundo. Descubrimos que el 25 de cada mes se conmemora la muerte de tres mujeres, luchadoras sociales, las hermanas Mirabel originarias de República Dominicana fueron asesinado por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras.

Anuncios

El 25 de noviembre de 1960 la historia dominicana quedó marcada por la muerte de Las Mariposas, como se les conocía; y años más tarde la #ONU se unió a la pena declarando el 25 de noviembre como el Día Internacional para la Elimiación de la Violencia contra la Mujer, conmemorando la vida de Minerva, Patria y María Teresa Mirabel. Pero en la Campaña contra la violencia, Únete, dirigida por ONU mujeres se decidió que el día 25 de cada mes sería el "Día Naranja" un día para actuar en contra de la violencia hacia las mujeres y niñas, generando conciencia y haciendo cambios un día a la vez.

Es más que claro que la tarea nos marcó a las tres mujeres que convivimos con ese niño y claro a su padre, pues él, un niño le contó a su figura paterna sobre el día de la no violencia, lo que me parecía muy irónico cuando aparecía de fondo la noticia de Valeria, una niña de 11 años que fue violada y asesinada, que fue señalada por escapar con el novio y culpada por ser víctima.

La esperanza de una mirada y la fe por el cambio en el entusiasmo de las palabras arrastradas por un niño de seis años, se esfumaban por el retumbar de la noticia "Valeria, la niña violada y asesinada, por la que marchan en Nezahualcoyótl"

Cómo le explicamos a los niños que el mundo ya no es seguro, que la violencia de género incrementa cada año y que vemos adolescentes indolentes ante la perdida de una vida.

Anuncios

Y sé que dirán que a los hombres también los están matado, que todos somos víctimas de la delincuencia y no lo voy a refutar pero el hecho de que una niña de 11 años sea noticia por ser asesina y violentada sexualmente nos da un amargo golpe de realidad, nos están arrebatando a nuestras mujeres, a nuestra familia, nuestro futuro.

No voy a entrar en el terreno de la discusión sobre la violencia de género o si importa más la vida de un hombre o una mujer, no voy a señalar culpables ni a ofender al género opuesto, porque la culpa es de todos.

Es aquí cuando entra la participación, la segunda tarea, seamos partícipes y no espectadores, fomentemos la sana convivencia, el respeto y la tolerancia por los que piensan diferentes o actúan diferentes, ¿por qué por ellos? bueno porque hay feministas, antifeministas, pro-igualdad y machistas. Cada uno es seguidor de principios y a nadie se le puede obligar a decidir a favor o en contra de algo, pero sí en el núcleo de la sociedad, la familia, fomentando el amor y ninguna aprobación a la violencia el mundo podría ser un mejor lugar; nuestro país podría ser un lugar seguro.

Las tareas no son aburridas si las sabes encaminar, investiga y comparte las buenas acciones, hagamos de la participación y la no violencia un principio fundamental en nuestro día a día.

Recuerda que la Educación es un derecho fundamental y para eso no hay edad. #DíaNaranja