Hoy te contaré sobre el éxito de Daniel Carrillo, co-fundador de World Get y joven emprendedor, nos cuenta que, en su camino hacia el emprendimiento, desconocía lo que hacía hasta 4 años después de haber iniciado. Su carisma, pasión y la firme y bien retroalimentada decisión de dejar el lugar que pisa mejor de lo que lo encuentra, lo han llevado a experimentar un crecimiento exponencial, o, en sus palabras: innovador, escalable y con impacto social.

El éxito radica en qué tan receptivo te encuentras

Su historia comienza a los 18 años, mientras trabajaba en una empresa de telemarketing vendiendo tarjetas de crédito, viviendo una vida lineal, esperando a que llegara el fin de semana para gastar su sueldo semanal, estando en la cuerda floja “me encontraba ladeado a la izquierda, dirigido hacia el fracaso”.

Anuncios
Anuncios

Sin aspirar a más, su vida era el resultado de la clásica enseñanza: estudia, trabaja y gana dinero, pero un día todo cambió, la vida le dio una oportunidad y él, acciono.

Sin tropiezo no hay éxito

Daniel se involucró en un proyecto que incluía llevar Djs a los antros en la ciudad donde residía, fue tal el éxito, que se le presento la oportunidad de llevar un DJ internacional a dicha ciudad. La cita era en Santa Fe, Ciudad de México, el manager del artista era de Israel y el inglés de Daniel no era tan fluido, sin embargo, lo logró. Llegó el día del evento y el resultado: fracaso y una deuda de muchos miles de pesos. Se deprimió y, un buen día su primo llamó, lo invitaba a celebrar su cumpleaños y estando allí, conoció a quien le presentaría la oportunidad que hasta hoy, es su gran pasión.

Anuncios

Me encanta desarrollar el éxito de mi entorno

Worldget comenzó llenando un camión de universitarios con destino a Monterrey, dirigiéndose a un congreso. Así se dio el silbatazo de salida, Daniel y su socio, Poncho, sin comprender lo que hacían, poco a poco evolucionaron. La empresa organiza congresos, en los que se capacita a los jóvenes de preparatoria y universidad, invitándolos a que cumplan su sueño de emprender. “Decretamos entregar nuestra vida al desarrollo de las personas” “no tengo una licenciatura, pero sí experiencia, si de algo te sirve lo que he vivido, úsalo”. Han pasado 8 años, 472 universidades de Latino América visitadas, más de 170 mil estudiantes mentoreados, 415 proyectos exitosos y 15 oficinas a lo largo de la república mexicana.

Nunca nos han importado los modos y las formas

Daniel nos cuenta que de haber esperado a tener lo que visualizaba, jamás hubiera emprendido, cree en la ley de la causa y efecto, si una oportunidad llega, aprovéchala. Eligio emprender por necesidad, el motivo, pagarle a su papá la deuda que había adquirido después del evento con el DJ internacional.

Anuncios

Sin embargo, ha sido la experiencia vivida la que le ha mostrado que el verdadero emprendimiento es aquel en el que proporcionas una solución a una problemática real, y, hoy, en México 32 de 40 estudiantes sueñan con emprender, pero ninguno lo hace. “Enamórate de la problemática, no de la idea”.

Para el éxito y el emprendimiento no hay reglas

Lo que existe es tolerancia a la frustración y una adicción a emprender. Las emociones que se despiertan en él cuando emprende, son indescriptibles. Existen 2 cosas de las que está seguro, las ideas emergen mientras se relaciona y el capital intelectual se incrementa. “El emprendimiento se siente diferente a cualquier otra cosa que he hecho” Le apasiona servirle al otro y le enoja darse cuenta que las personas que ya descubrieron cómo llegar al éxito, decidan no compartirlo. “No suelo hablar de mí”, Daniel reconoce que existen 4 personas que continúan impulsándolo, mirándolo con respeto, admiración e incondicionalidad, por quienes vale la pena cada esfuerzo dedicado, sus padres, hermana y socio.

Rompe con las cadenas del miedo, emprende, sé un mejor ser humano y una persona de éxito colectivo”. #jovenemprendedor #proyectosexitosos #adicciónaemprender