"Si no el pueblo de México, yo me voy a encargar, yo personalmente, que ese cuate no llegue, porque no queremos otra Venezuela aquí, no queremos más populismo y demagogia", dijo sobre Andrés Manuel López Obrador, Vicente Fox Quesada durante el pronunciamiento sobre Venezuela que hizo la Iniciativa Democrática de España y Américas.

La declaración demuestra la preocupación que existe en sectores de la derecha ante un eventual triunfo del tabasqueño, lo que anticipa una nueva guerra sucia en la campaña presidencial del 2018. Apenas a principios de este año #Fox culpó a #AMLO de los gasolinazos.

La guerra sucia que viene

AMLO tendrá que acercarse a estrategas inteligentes en temas de comunicación política, no puede caer en la simple descalificación, en el "cállate chachalaca", debe utilizar de forma inteligente las redes sociales y hacer una campaña de propuestas que conecte no sólo con los millenials, sino con todos los mexicanos.

Anuncios
Anuncios

Hay que considerar que 77.1 millones de mexicanos cuentan con un smartphone, según datos de la consultoría en telecomunicaciones The Competitive Intelligence Unit.

López Obrador no puede hacer campaña como en 2006 y 2012, no puede confiar solamente en su "carisma" o en sus seguidores más fieles, debe apelar a la inteligencia de la población, por eso debe crear contenidos que contrarresten la guerra sucia que se avecina, infografías, videos cortos para Facebook y Twitter con datos concretos. La izquierda electoral en México debe ser vanguardia en el uso de las redes sociales, para diminuir la brecha entre políticos y ciudadanos y abrir canales de comunicación directos.

AMLO ya derrotó a Fox

No se debe olvidar que López Obrador derrotó a Fox cuando la Cámara de Diputados pretendió desaforarlo por construir una calle, es más, el de Macuspana fue desaforado y luego de manifestaciones multitudinarias regresó a la Jefatura de Gobierno, más fuerte que antes.

Anuncios

El punto máximo en la lucha de estos personajes fue cuando en marzo de 2006 ante la intromisión de Fox en la contienda electoral, López Obrador le dijo: "¡cállate chachalaca!"

Con esta última declaración de hoy, el ex mandatario volvió a mostrar la poca simpatía que tiene hacia el tabasqueño. Ambos durante seis años mantuvieron enfrentamientos políticos, uno desde el Palacio del Ayuntamiento y el otro desde los Pinos, cuando fueron Presidente y Jefe de Gobierno, respectivamente.

Entre las otras disputas de estos personajes se encuentra la negativa de AMLO por acatar el horario de verano, luego sus diferencias en torno al IVA a alimentos y medicinas, el presupuesto para educación en la capital y sobre el Seguro Popular.

Luego vendrían los videos de escándalos protagonizados por René Bejarano, quien fuera colaborador cercano de Andrés Manuel.

La campaña presidencial de 2018 ya empezó. Si López Obrador quiere obtener la Presidencia deberá ser más inteligente que en las dos #elecciones pasadas, de lo contrario, lo veremos otra vez quejándose de lo que le hacen sin ver sus propios errores.