A pesar de que México es un país democrático, su sistema electoral, sigue con muchas deficiencias en sus leyes. Los candidatos siempre han sido impuestos por los mismos partidos políticos y no por un congreso especializado en evaluar minuciosamente a cada pre-candidato, el congreso solo evalúa a los candidatos independientes, considerando que muchos de ellos no tienen la suficiente experiencia en el campo o estudios que les permitan desarrollarse de una forma que puedan contribuir con propuestas de leyes en favor a la sociedad.

Alternativas para mejorar la participación ciudadana

Cuando se trata de elecciones, quien recibe más votos gana; si no hay una mejor opción, generalmente tendemos a elegir la segunda mejor, si no hay una segunda mejor, es cuestión de elegir la siguiente, siempre buscando evaluar minuciosamente a cada uno de los candidatos.

Anuncios
Anuncios

Si el ciudadano se abstiene de votar directamente, es un hecho que el peor candidato será elegido.

En caso de que haya un mayor número de abstinencia, debería volver a realizarse la votación, en la cual los gastos de la segunda elección fuera cubierta por los partidos políticos y los candidatos que no lograron la confianza del pueblo, ya que la abstinencia a la participación #Política simboliza un #voto de desconfianza para cada uno de los candidatos, en ese caso, los candidatos en las papeletas no deberían presentarse, pues sería mejor reemplazarlos.

Otro factor que se ve involucrado en la abstención, es la desconfianza en las promesas de campaña del candidato político, en la mayoría de las campañas sólo se dan a conocer las promesas del candidato y no la forma en las que se llevarán a cabo las acciones.

Anuncios

Ello es una de las razones por las cuales muchos mexicanos se abstienen de votar, pues encuentran cada propuesta como algo ficticio o difícil de llevar a cabo; ahí es cuando la #opinión publica afecta a cierto candidato o partido político.

Para un candidato que llegue a triunfar en su campaña y sea electo como representante de un estado de la República Mexicana e incluso del país; lo ideal debiese ser reducir el sueldo o su término en caso de no cumplir con ciertas promesas de campaña, pues con ello, además de que se responsabiliza ante los altos funcionarios por sus acciones, la confianza y opinión publica mejorarán.

Los factores antes mencionados solo determinan que el abstencionismo político no solamente es consecuencia del hartazgo del pueblo por los mismos partidos, ni del desinterés por participar en la política; si no por la decadencia de buenos candidatos, desconfianza en la transparencia electoral e inclusive la falta de información y discernimiento de todas las propuestas de cada uno de los candidatos.