Hoy en día la literatura comercial juvenil se ha cerrado en un cliché hacia la pareja perfecta. Las chicas deben ser sumisas, pero a la vez liberales e independientes. Por otra parte, el hombre –y en lo personal lo que más me llama la atención ya que estos libros están hechos más para un mercado femenil- debe ser el típico chico malo, el cual lee y escribe poesía a escondidas, mientras acosa, literalmente, a su enamorada.

Si hacemos una revisión a las sagas más populares del momento, encontramos que los personajes masculinos principales suelen ser guapos, mujeriegos, siendo ellos el tipo de todas las chicas, pero con la idea de tener un amor para el fin de sus vidas, quienes al conocer a la protagonista crean un lazo instantáneo con ellas.

Anuncios
Anuncios

Los ejemplos son vastos y claros. Edward solía acosar a Bella mientras ella dormía en Crepúsculo. Christian averiguó todo sobre Anna 20 minutos después de que ella salió de la oficina y acudió a la tienda donde trabajaba al día siguiente en Cincuenta Sombras de Grey, y sin olvidar las demás actitudes que encontramos en los siguientes libros. Daniel vigilaba a Luce cada segundo en Oscuros.

El caso Beautiful Disaster

Pero no hay personaje más aterrador que Travis “El Perro Loco“ Maddox. Quien cumple perfectamente con el papel, además de ser un luchador universitario clandestino. La historia, aunque tiene fuertes en las descripciones y narrativas no deja de sorprender por la necesidad que tiene Travis por Abby, y como ella no le teme a su hostigamiento y lo ama muchísimo volviéndose en algunas partes, hasta enfermo.

Anuncios

Aunque parece ser esta, una clara muestra de “amor“ hoy en día, viendo ese patrón en otros libros como Crepúsculo o 50 Sombras para mencionar solo algunos. Si se quitan las palabras bonitas del libro, al final encuentras una relación enferma, de un hombre psicópata celoso y obsesivo acosador. Un hombre adicto a las peleas, al dinero, que se tatúa el nombre de su novia y compra el anillo de compromiso a la semana de conocerla.

El amor en la vida real y el planteado por los libros no es igual. Lo que en la vida real pueda parecer loco, en un libro puede estar bien justificado. La entrega y la pasión en una historia de amor son esperadas y en ciertas etapas hasta anheladas. El problema se encuentra al llegar a la realidad, y es con lo que nos enfrentamos ahora. Las personas que rompen esa barrera y esperan a uno de estos chicos deben entender la diferencia entre la ficción y la realidad. #sagas juveniles #beautiful disaster