En la obra inaugurada por el presidente del terror mexicano, un thriller más espeluznante que el vídeo de Michael Jackson, un padre y su hijo se hunden en su automóvil y mueren porque no llegó la ayuda, sino hasta después de 5 horas, vemos una gran desgracia. Ya todos sabemos que su explicación al respecto es similar al resto de incomprensibles desgracias ocultas por el sistema político mexicano en rampante decadencia.

Avance de la postura antisistema

Como decía mi tocayo en el editorial del Grupo Milenio, las voces antisistema se diseminan por todo el país y no hay forma de pararlo. Y los motivos saltan a la vista en noticias que desgarran, pero para las que hemos sido vacunados con la indiferencia, las cajas chinas de Televisa, la inacción de las autoridades, las mentiras a las que ya nos acostumbramos.

Anuncios
Anuncios

Dos desgracias que carcomen a #México desde hace algunas décadas y que han generado el crecimiento de la impunidad, el avance del crimen organizado, la muerte de la educación crítica, los miles de desaparecidos y los más de 130 mil muertos en dos sexenios.

El modelo económico de México

Leía un artículo sobre el neoliberalismo que ni siquiera vale la pena citar, donde defendían el modelo económico, quejándose que la izquierda de México solo criticaba sin conocer realmente los alcances del mismo. ¡Si supiera! Para empezar, confundía liberalismo con neoliberalismo. Creía que eran lo mismo. ¡Ja, ja y más ja! Son exactamente contrarios.

El liberalismo (el de Adam Smith et. al.) funcionaba involucrando al gobierno en la ayuda social, hoy se conoce más como populismo. El neoliberalismo, fundamentado en la Escuela de Chicago proclama que el Estado debe deshacerse de empresas y dejar que la competencia sea voraz.

Anuncios

El principal resultado de este desgraciado sistema es el crecimiento desmedido de la brecha entre ricos y pobres.

La corrupción en México

Uno a uno, los políticos de nuestro país han visto en la alianza con criminales, jugosas ganancias, facilitando el crecimiento del caos social. Con el crecimiento de la riqueza para unos cuantos, mientras se consuma el saqueo de los corruptos y se empobrece al resto de la población, vemos con tristeza que el socavón en el tejido social se ensancha, al mismo tiempo que se agranda la ignorancia y avaricia de nuestros infaustos dirigentes políticos.

Dos enormes desgracias que hacen de este teatro una tragedia mexicana en dos actos más épica que Edipo Rey. La realidad supera la ficción y nos tendremos que levantar crudos a trabajar por levantar de las ruinas al México que sobreviva a esta hecatombe. #Política #Corrupción