La maravilla mexicana se documenta de forma inagotable. Bernal Díaz del Castillo, en su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, afirma con asombro que había llegado a las grandísimas construcciones mencionadas en Amadis de Gaula, por otro lado, los poetas españoles no dudaron en labrar el imaginario, viendo de viva imagen la región más transparente. Bernardo de Balbuena canta “oye un rato, Señora, a quien desea/ aficionarte a la ciudad más rica/ que el mundo goza en cuanto el sol rodea”, palabras precisas para comenzar su descripción de la Grandeza mexicana. Sobran ejemplos de la manifiesta admiración por el lugar comparado con el mismo paraíso mítico.

Anuncios
Anuncios

En este sentido, cabe destacar la intensión de los autores, quienes llegaron en afán de conquista y resultaron conquistados.

El Edén subvertido

En los galeones llegó, además de armas y pólvora, una cosmovisión distinta, que a la postre se complementaría con la originaria para detonar la cultura que actualmente estrechamos. Pero comienzo por el principio. La intención de los autores, en primera instancia, es hacer notar que han encontrado la riqueza y que ahora les pertenece, sin embargo hay en sus palabras un cariño evidente por cuanta cosa existe. Aunque se llenaron de terror con las tradiciones del #México precolonial, también hubo quienes atinaron a ser capaces de ver la cultura de forma objetiva y matizar los hechos, ya sea con voluntad de mimetizarse en favor de la conquista gradual o por el sentimiento más noble que rara vez experimenta el ser humano: conocer al otro, saber del otro, comprender al otro.

Anuncios

Esto permitió un hecho tangible en México y muchos lugares de Sudamérica: el mestizaje; evitando el exterminio que se dio, por ejemplo, con los habitantes más allá del Río Bravo.

Aconteció entonces el primer acercamiento, los cimientos se colocaron para que de manera paulatina se fraguara una identidad. Hubo herencias que irremisiblemente quedan para nosotros, habitantes del nuevo milenio, que rara vez aquilatamos en la dimensión correspondiente. La lengua, por ejemplo, que es una forma de vida, ha sido consagrada a nosotros de forma pura, pues la hemos cultivado, en un amplio espectro, con lo que somos, haciendo una reinvención y resignificación del mundo. Tal fenómeno debería ser tomado en cuenta para otras cuestiones, como sistemas de organización #Política y social, donde hay un simple transplante que, por no obedecer a la realidad del contexto, simplemente son infructuosas.

El nacimiento malogrado

Solo se explica de una forma el hecho de que la nación mexicana postergue su madurez, condenada a ser un ajolote por siempre: México nació en ruinas.

Anuncios

Enunciar tal o cual guerra nunca remitirá a la fundación de México como país, pues se ha hecho de forma improvisada. Desde siempre las jaurías carroñeras se han levantado sobre cualquiera que pretenda poner la piedra definitiva. Si hablé antes de la construcción de algo, los cimientos, aunque fuertes, no lograron consolidarse debido a la eterna adolescencia de quienes mandan. Nadie niega que, a través de buenas intenciones, se han logrado ciertos avances, aunque truncos, porque las prioridades del ejecutante en turno no son las del anterior ni las de sus gobernados, o ejecutados.

El siglo XX fue escaparate de muchos disparates. Desde una longeva dictadura oligárquica, que ha retornado del más allá, hasta la consumación de un cambio iniciado en la Ciudad de México, en los años noventa, y engañosamente consolidado con la llegada del segundo milenio después de Cristo.

Paradoja permanente

Reconocido en el mundo por su arte, cultura y temperamento amigable, México, país hermoso y abundante, está lleno de horror y miseria. Un sistema social sostenido por alfileres, un sistema político corroído, oxidado e ineficiente lo han puesto en la orilla del mundo, con los ojos vendados a un paso de caer. En el tiempo que corre parece que la criminalización está directamente ligada a quienes buscan hacer algo por establecer el orden que nunca ha existido, estructurando así bases sólidas sobre los cimientos que ya se han mencionado.

Hay noticias buenas siempre, que abren la brecha para poder decir que esto no permanecerá. La malformación de lo que debiera ser benéfico ha consolidado un sentimiento de rechazo y escepticismo, sin embargo permanece la voluntad de avanzar. Como sabemos, la respuesta no vendrá de la clase gobernante. La propuesta está en las acciones de los que viven, trabajan y se esfuerzan dentro de este país, aunque no hayan nacido aquí. Si la unión de las naciones habitantes del territorio mexicano es fuerte, podrá entonces prevalecer, en una época de regresión, la evolución postergada tanto tiempo. #Gobierno