Por años, las figuras eclesiásticas de varias religiones asentadas en México han intervenido indiscriminadamente en asuntos políticos, sin ninguna consecuencia jurídica, sin embargo, en el último año, algunas posturas de varias iglesias se han contrapuesto a las agendas políticas de varios movimientos sociales y a las de, por lo menos, dos de las cuatro principales fuerzas políticas del país. Con la presión política y social, la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (FEPADE), ahora sí está actuando contra los delitos electorales cometidos por las iglesias.

Agenda de delitos electorales en el 2016

En el año 2016, hubo procesos electorales en varios estados de la República, en los cuales varios ministros de culto expresaron posturas políticas específicas sobre temas como matrimonio igualitario y aborto.

Anuncios
Anuncios

Incluso abiertamente llamaron a sus feligreses a “no votar por aquellos partidos políticos que se antepongan a los principios religiosos que profesan”. El principal partido afectado fue el #PRI, debido a que el presidente de la república (Priísta), puso a discusión en la agenda legislativa el matrimonio igualitario.

Finalizados los procesos electorales, con resultados muy apretados, el PRI perdió varios estados e invocó todos los derechos que se pudieran invocar por un partido, a fin de anular las elecciones, ninguna solicitud procedió, se dieron por buenos los resultados.

En las apelaciones, se acusó a la Iglesia de intervenir en asuntos políticos coaccionando el voto de los ciudadanos feligreses, pero los tribunales dictaminaron ausencia de delito, con el argumento de que los comunicados emitidos por los ministros de culto a la ciudadanía y por los cuales eran acusados, no eran delictivos en tanto que nunca mencionaron específicamente a ningún partido político.

Anuncios

Sin embargo, recordemos que el artículo 16 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales, prevé como delito simplemente el hecho de “presionar el sentido del voto”, sin requerir para cometer esta acción invocar partidos políticos específicos.

Laicidad rumbo a las elecciones 2018

Partidos políticos de derecha conservadora, movimientos conservadores y figuras eclesiásticas, se han contrapuesto hasta este año 2017, a las agendas políticas progresistas de legislaciones locales y federales en las labores de equiparación de derechos humanos a minorías, la ciudadanía no lo permitirá más.

Ahora que posiciones eclesiástica son contrarias a principios adoptados por las principales fuerzas políticas de centro e izquierda, hay una clara contienda jurídica, pero en un estado constitucionalmente laico como México, los argumentos eclesiásticos no prevalecerán a las políticas sociales.

En la semana pasada, el secretario de gobernación Osorio Chong, en actos públicos refrenda la laicidad del estado mexicano; asociaciones civiles, vuelven a acusar al cardenal Norberto Rivera de intervenir en asuntos políticos; y el Tribunal Unitario de Aguascalientes niega amparos a seis ministros de culto, deberán acudir a audiencia.

Anuncios

Cuando el clero actúa en contra de la agenda política, el amparo constitucional de la laicidad hace efecto; ni centro, ni izquierda permitirán que la Iglesia les cueste ni un solo voto en las elecciones 2018.

En México, el clero ha caído de la gracia de la mitad de las fuerzas políticas y de por lo menos dos quintos de la ciudadanía. Suficiente enemistad para tener consecuencias jurídicas, sin perdón ni olvido, como sucedía años atrás. #Elecciones 2018 #FEPADE