¿Los viajes turísticos en familia, en peligro de extinción?

Recientemente tuve la oportunidad de viajar con un grupo de amigos a la bella Ciudad de Hidalgo, Tamaulipas. La finalidad: el rodaje de una película bajo el esquema de cine experimental, llamada "La Bandida de Amores", (dirigida por una joven promesa de nombre Jesús Adán Pardo Pérez) aproximadamente un total de 48 pasajeros entre adultos, jóvenes y niños, emprendimos la odisea. Antes de irnos, bajamos todos los santos habidos y por haber y nos encomendamos a Dios; no era para menos, íbamos a viajar por territorio Tamaulipeco, uno de los más peligrosos destinos para transitar. Aunque sinceramente no partíamos de una Ciudad meramente "inofensiva" como es Cd. Reynosa, Tamaulipas, tierra que nos vió nacer, pero cierta y penosamente ya nos "acostumbramos", pues aquí vive uno, que más se le hace.

Anuncios
Anuncios

Algunos compañeros, no tenían tanto temor en viajar, en lo particular yo, estaba aterrada, no era para menos, con todo lo que se dice de "San Fernando y El Barretal". Ya hace más de 10 años que tuve la fortuna de ir a Papantla, Veracruz, desde entonces lo más lejos que fui, fué a Matamoros.

Pues emprendimos el viaje entre miedo e incertidumbre, pero con una fe muy grande de que todo estaría bien... Era más la ilusión de una nueva "aventura" que el mismo miedo a viajar.

Nuestra primer parada: "San Fernando"

A pesar del miedo de viajar, quién se opondría a una noble invitación a almorzar en la Iglesia del Pueblo de "San Fernando" por parte del Párroco de la Iglesia, el Padre Hilario. Está de sobra decir el excelente recibimiento y hospitalidad de su gente. Sin ningún incidente que lamentar, nos dispusimos a continuar nuestro viaje, después de haber degustado de un delicioso menudazo.

Anuncios

Nuestro destino final: La Ciudad de Hidalgo, Tamaulipas...

Escoltados por dos patrullas de Fuerza Tamaulipas

Continuamos con la travesía de nuestro viaje, todo el tiempo alertas, mirando para todos lados, descartando cualquier incidente.Afortunadamente, días antes le habían confirmado al Director de la Película que nos escoltarían Fuerzas Policíacas, en el tramo que comprende desde el Barretal hasta llegar a la Ciudad de Hidalgo. Y efectivamente así fue, se incorporaron dos patrullas estatales una adelante y otra atrás del autobús, y con esto dándonos a todos más tranquilidad. Conforme íbamos avanzando, se imponía más y más vegetación a nuestro paso, un maravilloso espectáculo para nuestros ojos. Aquí en Reynosa lo más grande que hay son los "mezquites".

Nuestro destino final: Hidalgo, Tamaulipas

Embelesados por toda la verde vegetación y más por las imponentes montañas, ya hasta se nos había olvidado un poco el miedo. Al fin llegábamos. Cuando arribamos a tan noble ciudad, las personas mostraban gran expectativa, y hasta cierta desconfianza, sabían que iríamos a grabar algunas escuelas de la Película "La Bandida de Amores", con un poco de escepticismo, poco a poco ganamos su confianza.

Anuncios

Algunos comentarios de sus pobladores, eran que ahí nunca pasaba nada, y que desde hace mucho tiempo aquél pueblo dejó de ser turístico, contraste a años atrás que tuvo un gran auge económico, debido al recinto religioso de nombre "LA VIRGEN DEL CHORRITO", ese episodio había quedado en el recuerdo, cuando cientos de turistas arribaban durante todo el año, siendo la temporada de las Fiestas Patronales la de mayor afluencia turística, durantre el mes de marzo; debido a la inseguridad y al empoderamiento de un cártel delictivo muy conocido por su crueldad, todo aquéllo terminó. Siendo visitado muy secretamente por algunos turistas intrépidos, como nosotros... Aunque las cosas han cambiado significativamente y está "más tranquilo", dicho de viva voz, de alguno de sus moradores, con los cuales tuve oportunidad de entablar una amena conversación. ¡Ya nadie cree! ¡Que triste realidad vivimos! y que pena que nos estemos perdiendo de tantos bellos lugares de nuestro #México, y con ello estén muriendo tantas tradiciones y costumbres ancestrales. ¿Hasta cuándo estaremos cautivos en nuestra propia ciudad, en nuestras propias casas? Me encantaría regresar a Hidalgo, Tamaulipas y con su bella gente; me encantaría conocer otros bellos y paradisíacos lugares, como Oaxaca, Yucatán, Tabasco, Michoacán, Quéretaro, Guanajuato, Nayarit, Guadalajara y muchos más! ! ¿Para qué quiero ir al extranjero, para qué quiero ir a Estados Unidos? Sí, mi México lo tiene todo. Hasta cuándo nos dará nuestro gobierno y nuestras autoridades la certidumbre de viajar libremente y sin temor de que desaparezcan personas y familias completas, al transitar por las carreteras. No quiero morir sin ver más maravillas de mi México, liberen a nuestro país, esos que lo tienen cautivo...

La pluma versátil de Mariana Salas. #Violencia #Turismo