“Playa, sol y arena”, típica frase que por estas épocas de vacaciones suele estar en el vocabulario de los millones de pobladores que por este tiempo se encuentran de asueto. Y es que, ¿a quién no le hace feliz salir de ociosidades? #viajar, relajarse y retirarse un poco de la rutina en la que a diario nos encontramos sumidos.

Viajar es bueno para la salud

Según investigaciones publicadas en la revista holandesa "Applied Research in Quality of Life" señala que mientras veraneamos o vamos de viaje somos más felices. Esto trae un efecto positivo y beneficioso para nuestra vida, el estrés desaparece y nos sentimos muchos más relajados.

Anuncios
Anuncios

En otra investigación realizada en el Hospital Cochin Park Royal de París, han llegado a la conclusión sobre los efectos beneficiosos de tomar #Vacaciones y expresan que sufriríamos menos enfermedades si tomamos estos días libres varias veces al año de manera corta. Ahora bien, en nuestro país esta palabra “vacaciones” se ha tornado en una especie de encrucijada y molestia. En esta época la educación en el país se encuentra en su periodo de descanso, los niños se encuentran en casa, pero, ¿cómo irse de vacaciones con una inflación que para el mes de junio aumentó un 176% en lo que va de año?

La canción “Arenita… playita” se ha quedado solo para escucharla en estos días calurosos. La canasta básica para el mes de junio se elevó a 990.918,92 bs, se necesitan 15 salarios mínimos (65.021,64) para cubrir los gastos “pequeños” de una familia.

Anuncios

Con sabor regional

La felicidad la podemos buscar en cualquier momento y oportunidad, solo debemos arriesgarnos y buscar otras alternativas. A nuestro alrededor podemos contar con muchas opciones que al ser creativos y evaluarlas nos serán de gran provecho. Grandes montañas, caudales de agua, parques, senderos, jardines, son solo algunos de los lugares que podemos visitar y crear una aventura para grandes y pequeños. #Viajes en autobús para llegar a lugares como: lagunas, ríos y montañas de nuestra encantadora localidad, pueden ser útiles para distraer la mente y relajarnos.

Además existen, planes vacacionales que nuestros pequeños pueden disfrutar. En nuestros hogares vamos a crear también el espacio ideal a través de juegos, enseñanzas, películas, solo falta distraer la mente de nuestros niños para que su diversión pueda ser a lo grande. Las clásicas “escapadas” de fin de semana, también son una buena opción para los más grandes, solo es cuestión de planificar el lugar y tener la disponibilidad de hacerlo.

En estas vacaciones busquemos nuestra mochila, ropa deportiva, colores, películas, senderos… planifiquemos y no dejemos de disfrutar un momento en familia, de relajarnos a pesar de la adversidad. Recuerda que la felicidad está a la vuelta de la esquina.