El pasado 24 de junio se llevó a cabo la marcha gay, que ya desde hace más de treinta décadas la comunidad #LGBTTTI se reúne con la finalidad de reafirmar una forma de ser y de vivir, pero sobre todo una forma de manifestar la liberación por su preferencia y orientación sexual y la denuncia pública ante diversas injusticias para este sector de la población. En palabras de una de las asistentes “la marcha LGBTTTI es más que una marcha, es salir con los nuestros y las nuestras, sonreírle a la vida, divertirnos, conocer gente”.

La lucha no se termina en las calles

La marcha es este espacio de lucha y protesta, al mismo tiempo un lugar de encuentro y reencuentro, tal y como lo describe una madre lesbiana: "Cada año se pinta de colores reforma y aunque siempre nos reunimos los mismos y se nos agregan más, siempre es diferente la sensación de poder salir a las calles y recordarle a la gente que también somos humanos y que tenemos los mismos derechos, que no permitirnos y no estamos de acuerdo con las LGBTTTI- fobias que generan crímenes de odio, violencia, exclusión, segregación, etc.

Anuncios
Anuncios

Y aunque salimos todos los días del armario y sin cansancio y mucha paciencia damos la información necesaria para evitar prejuicios de los demás, siempre estaremos con la disposición de hacerlo”.

Una perspectiva de vida

Entre la diversidad de colores también se halla una gran diversidad en formas de ser, sentir y de hacer, expresiones de multicolores que pintan a la Ciudad de México de tonalidades que expresan posibles formas de relacionarse, pertenecer y organizarse, como cuenta Jennifer, una madre lesbiana acompañada de su hijo de nueve años: "Mi grupo de Red de Madres Lesbianas este año teníamos una demanda que hacer a la sociedad y dar a conocer el caso de Laura, quien ha recibido constantes amenazas de muerte por parte de su expareja, el padre se su hijo, en donde incluso intenta quitarle la custodia y el único argumento y justificación es que Laura es lesbiana".

Anuncios

Por lo cual el hacer público el caso en la marcha es parte de hacer voltear a distintos medios y visibilizarse lo que día a día nos enfrentamos por tener una preferencia y orientación sexual. Por ejemplo Laura, la madre lesbiana de quien les hablo ha sufrido discriminación por parte de las autoridades de su estado ya que es probable que el juicio lo gane el padre del menor.

Y es así como la marcha es integrada por personas de la comunidad o de diversas asociaciones como la Red de Madres Lesbianas, quienes demandan los mismos derechos que cualquier otra familia, así como dar a conocer las 12 posibilidades que tiene una lesbiana para concebir a un hijo o hija. La marcha tiene muchas finalidades, y una de ellas no es precisamente pintar de colores un día en la CDMX, ya que formar parte de la comunidad LGBTTTI es un estilo de vida, significa una lucha cotidiana. #Gays #Sociedad Ciudad de México