Anuncios
Anuncios

En los últimos tiempos, un porcentaje alto de las generaciones latinas nacidas de 1975 en adelante, tuvo la tendencia de esperar hasta después de los 30 años para casarse, luego de haber terminado una carrera técnica o universitaria, tener un trabajo estable y sentir que disfrutaron de la vida de fiestas y viajes lo suficiente y así sentar cabeza, como dicen las abuelitas. Estas #parejas casadas después de cumplir los 30 años o cerca de dicha edad, han tenido la tendencia a ser uniones más estables y en su medida más felices.

Debido a que al casarse tenían ya la planificación en sus mentes de formar una familia y un hogar feliz, generalmente son parejas que se casan sin todavía tener hijos, son profesionales y económicamente independientes, a diferencia de las parejas que se casan a los 18 ó 20 años, o menores que generalmente se casan con un hijo ya en camino o algunos simplemente por estar tan enamorados que sus padres dan el consentimiento.

Anuncios

Estas parejas por lo general están en la fase del enamoramiento juvenil, la etapa rosa y cuando conviven juntos se dan cuenta que es diferente pasar de novios a esposos y más al ser tan jóvenes.

Casarse y crecer

En las parejas jóvenes generalmente el hombre latino no ha madurado lo suficiente para dejar la etapa de las rumbas o fiestas, la conquista de la chica de la noche, etc. Y las mujeres jóvenes, casi adolescentes aún no están preparadas para la responsabilidad de un bebé y que su esposo no le colabore en nada. (Hay sus excepciones).

Por el contrario las parejas ya con más de 30 años esperan con ansias los hijos, el hombre ya está un poco más maduro y se responsabiliza por los niños y hasta hay casos en que colaboran por igual en las tareas del hogar. La mujer, por lo general es profesional, así que no se siente esclavizada con la tarea sola de ser madre, por el contrario lo toma como un logro más en su vida.

Anuncios

Las parejas que se casan por tener un bebé en camino y generalmente mucho menores de los 23 años terminan divorciándose, porque el #Matrimonio no era el cuento de hadas que le contó la abuelita. Las mujeres se sienten ahogadas e incompletas porque no terminaron los estudios y los hombre amarrados porque tuvieron que casarse por un bebé no planificado. (Igual que todo hay excepciones).

Por eso en este articulo afirmamos que las parejas que se casan después de los 30 años terminan siendo más felices, debido a la madurez de ambos; por lo general han convivido unos meses o años juntos antes del #matrimonio, se conocen sus defectos y así no tienen sorpresas a la hora de vivir juntos, esperan con ansias los bebés y son ambos económicamente independientes. Los padres y los suegros no representan roles importantes en la relación y así logran fluir sin complicaciones. #mayoresde30años