Anuncios
Anuncios
3

¿Qué le está pasando a la educación en México? ¿Es mejor o peor?

Aclaro antes que nada que lo que estas a punto de leer es lo que he observado a lo largo de mi corta vida y de lo poco que he visto como maestro de preparatoria en mi ciudad, no es mi intención molestar a nadie ni tampoco atacar la creencia de muchos, pero si algo de lo que aquí está escrito te incomoda deberías plantearte qué tan eficiente es tu método de enseñanza (en el caso de ser maestro) y qué tan de acuerdo estás con lo que se les enseña a tus hijos (en el caso de ser un padre de familia) y en el remoto caso de que seas un estudiante que por casualidad encontró este artículo deberías plantearte las siguientes preguntas: ¿Estoy recibiendo realmente la educación que merezco?, ¿Qué tan comprometido estoy con mi educación?, ¿Puedo hacer algo al respecto si algo no me parece lo más ideal para mi educación?, una vez dicho esto pasemos a lo que nos interesa.

Anuncios

Del lado del maestro

Como ya dije, ya fui maestro de preparatoria y me tocó ver el lado putrefacto de este noble oficio que es la enseñanza, y aclaro que no soy un viejo de más de 40 años, por lo que mi perspectiva no está monopolizada por los medios ni lo que creo saber es lo correcto desde hace muchos años, tengo 22 años de edad y fue apenas hace un año cuando impartía clases en una de las preparatorias privadas de mi ciudad. Cuando estuve dentro del sistema me di cuenta que no era la reforma educativa, tampoco era el capital destinado a las escuelas y un poco menos de la mitad de la culpa era de nuestro gobierno, el PRINCIPAL problema de nuestra educación en el país es por culpa de la ignorancia y la mente obsoleta de muchos de nuestros docentes, muchos conocerán a “la Mars” y otros muchos no, pero explicaré brevemente quién es.

Anuncios

Esta señorita se viralizó en internet por decir que nuestro sistema educativo era un "sistema retrógrada de mierda" en donde el profesor se creía la gran cosa y se sentía dueño de la escuela (parafraseé un poco porque lo dijo de manera mucho más grosera), de todo lo que dijo eso fue lo único en lo que yo le doy la razón, porque lo vi, nadie me lo contó, lo vi tanto como estudiante como de maestro, y para que me entiendan, lo explicaré a continuación:

Hay personas que sirven para enseñar y otras que sirven para prestar sus servicios (ya sea en una empresa, una industria o como independientes) Cuando intentas enseñar pero no es lo tuyo suceden cosas realmente malas, durante mi estadía como profesor me di cuenta que a los alumnos se les enseñaban temas obsoletos en su totalidad y además de eso los maestros se comportaban de una manera déspota con ellos, los alumnos hacían preguntas y obtenían una respuesta que los dejaba aún más confundidos que antes, todo porque el maestro no quería hacer su trabajo, él se limitaba a dar su clase según el programa previamente establecido el cual descargó de internet y al sonar el timbre que anunciaba el fin de la clase, él salía para impartir la misma basura en otro salón.

Anuncios

Conocí esto porque cuando convivía con ellos (obviamente como profesor) me tocaba escuchar la misma plática de siempre, quejándose de los alumnos por su corto entendimiento durante sus clases o que ellos no se desgastaban en darle la mayor importancia a sus clases cuando los alumnos ni siquiera se molestaban en poner atención, y sí, en eso les daba algo de razón, pero los alumnos no se sentían motivados por sus clases y es por eso que preferían platicar entre ellos que hacerle caso a un viejo que decía mentiras frente a ellos; mientras más conocía a mis compañeros de trabajo más veía cosas como que solo les importaba lo que el director les iba a pagar por sus horas trabajadas y no por mejorar sus clases o sus habilidades pedagógicas hacia los alumnos, lo cual me daba rabia, ya que como educadores somos los principales encargados de transmitir el conocimiento hacia los demás, después de sus padres obviamente, tanto fue mi intromisión a sus clases que los alumnos comenzaron a preguntarme cosas de química, valores, matemáticas, entre otras tantas materias sin que yo las impartiera y por lo tanto el trabajo se multiplicó.

Toda esta experiencia me hizo ver que el problema no es la #reforma educativa, tampoco la televisión o el abuso de las tecnologías actuales o del internet, es culpa de los docentes, y antes que nada, aclaro que no todos son así pero sí me atrevo a decir que el 80% de los docentes de nuestro país se sienten tan cómodos con su salario y su puesto que no les importa si el alumno aprende o no, al fin y al cabo no son sus hijos, entonces, ¿por qué habría de importarles, no? Los temas que se imparten están obsoletos, nuestros libros tienen falta de ortografía e incluso los profesores la tienen lo cual es imperdonable, porque para enseñar debes dominar el tema y por lo menos saber escribir, hay documentales en internet donde muestran que maestros de educación básica escriben con faltas de ortografía y ellos se justifican diciendo que es más rápido para ellos escribir sin acentos o con palabras más “entendibles” si esa calidad tenemos en nuestros docentes entonces, ¿qué esperamos de la educación?

Del lado del estudiante

Toda mi vida he sido un estudiante, y me considero un amante del aprendizaje, tanto así que me encanta aprender con, sin o a pesar del maestro y es por eso que me tomo muy en serio la experiencia del docente que intenta impartir clase, me he topado con más profesores “patito” de los que me gustaría admitir, por lo cual he tenido que aprender por mi cuenta lo que ellos intentaron enseñar (si es que a eso se le puede llamar intento), he visto el despotismo que tienen los profesores al creer que ellos tienen el control sobre nosotros y que se regocijan al reprobar a los alumnos cuando debería ser algo penoso para ellos, porque tener alumnos reprobados significa que ellos están haciendo algo mal, aun así, y dentro de todo esto que he mencionado, hay profesores que realmente vale la pena rescatar ya que durante sus clases y como personas fuera de ellas, son excelentes educadores y excelentes seres humanos que trascienden en sus clases y van más allá de lo que los programas estudiantiles dictan, pero te estoy hablando de un porcentaje muy pequeño algo así como 2 de cada 8 profesores.

Dicho todo esto debemos preguntarnos, ¿qué estamos haciendo mal como sociedad para que el profesor se crea el dueño de nuestro futuro y él crea que tiene derecho a mermarnos nuestra enseñanza?, ¿Qué estoy haciendo para mejorar esta situación?, ¿Por qué los países primermundistas no sufren de este tipo de abusos?, al menos estas y más preguntas me he ido formulando a lo largo de mi vida y la respuesta es que al menos aquí, en México, siempre está por encima la corrupción y el deseo de ganar dinero sin el menor esfuerzo posible, incluso si eso afecta a los demás pero, ¿por qué? Si por casualidad has llegado a este artículo y eres un actual estudiante por favor reflexiona sobre todo esto, incluso te dejaré unos ejemplos para que consideres qué tan afectado estás por este tipo de prácticas retrógradas y sin sentido que la mayoría de los profesores hacen sin razón alguna.

Conclusión

Si tú, actual estudiante no sabes por qué las preguntas como: ¿Qué? ¿Por qué? ¿Dónde? ¿Cómo? Llevan acento o qué diferencia hay entre los monosílabos “mas” y “más” o si ni siquiera conoces la regla gramatical básica para acentuar las palabras, entonces pregúntate: ¿qué es lo que has estado haciendo mal todos estos años? Si realmente la educación por la que estás pagando es de la calidad suficiente o si el problema eres tú como estudiante. Podemos hacer una enorme diferencia si todos nos enfocamos en recibir y dar una educación excelente, porque las cosas empiezan por ahí, por la educación tanto en casa como en la escuela, es lo que nos forma como personas y como profesionistas y lo que en un futuro utilizaremos si queremos sobresalir en el mundo competitivo, es algo que no podemos obviar ni mucho menos prescindir pero que sí podemos modificar en la medida de lo posible, no todo es televisión o internet, como padres debemos preguntarnos sobre la calidad de educación que reciben nuestros hijos, como hijos debemos asegurarnos que podemos sacarle provecho a lo que la persona que pasa al frente todos los días tiene que enseñarnos, de no ser así tenemos que buscar la manera de mejorarlo.

Dejo esto como reflexión y como una crítica constructiva hacia el sistema educativo de nuestro país, aclarando que no estoy en contra de nadie más que del sistema obsoleto del cual muchos se han arraigado, es momento de soltar ese sueldo cómodo que perciben muchos maestros y hacer precisamente lo que deberían hacer por percibir dicho salario: TRABAJAR. #educacion en mexico #maestros de mexico