Anuncios
Anuncios

¿Quién se iba a imaginar que después de 32 años del terremoto [VIDEO] de 1985, la tragedia se iba a repetir?. Es algo inexplicable y menos que sucediera en la misma fecha. Todo empezó como un día normal, donde se haría un simulacro a las 11:00 AM como conmemoración del terremoto de 1985 y participaría toda la Ciudad de México.

Una vez que el simulacro terminó las personas regresaron a sus actividades normales, después de un rato dando la 1:14 pm se empezó a sentir un movimiento en la tierra que - poco a poco - se sentía más fuerte, en donde se vivió desesperación, miedo y angustia.

A la hora de ver como todo se empezaba a caer, las lámparas se movían de lado a lado, los muebles, la madera rechinando y más que nada la impresión de ver como se movían las casas y edificios es algo que jamás olvidaré.

Anuncios

Lo que se vive durante un terremoto es un miedo y angustia, llega el momento que piensas que vas a morir, que tu casa se va a colapsar y el tiempo se hace eterno; el ver como todas las personas salen corriendo con sus hijos y mascotas llorando de sus departamentos, casas, oficinas es impresionante.

Las personas lloraban, otras salían corriendo a las escuelas de sus hijos, otros llamando a familiares, amigos, pareja, todos con desesperación y miedo de que a sus seres queridos les hubiera pasado algo. Se habían caído las compañías telefónicas, lo cual impedía la comunicación. Mientras los pocos que tenían Internet, veían a través de las redes sociales lo que estaba pasando en la ciudad, como videos de edificios, escuelas y departamentos que habían colapsado. La angustia empezaba a ser mayor.

Minutos después se empezaban a escuchar las sirenas de ambulancias, bomberos, patrullas, los helicópteros de la policía y los noticieros, los transportes públicos como el metro, metro bus, camiones y demás empezaron a dejar de dar servicio.

Anuncios

La Ciudad de México [VIDEO] estaba paralizada, el tráfico era increíble, todas las personas que tenían carro iban a sus casas, mientras que las que usaban transporte caminaban, lo que se vivía era inexplicable.

Horas más tarde, las calles estaban llenas de personas que saliamos a ayudar a los edificios que se habían caído. Las personas se unían - poco a poco - todos removiendo los escombros, los rescatistas empezaban a llegar junto con la Marina, con la esperanza de sacar a todas las personas con vida.

Los familiares de las personas que se encontraban bajo los escombros empezaban a llegar y al ver la magnitud de lo que había pasado, rompían en llanto, pero se tenía la ilusión de que salieran vivos. Otros llegaban con alimentos, víveres, cobijas y los demás con las herramientas que se necesitaban. La unión apenas empezaba.

Los rescatistas empezaban su labor, cada vez que se cerraba el puño se tenía que guardar silencio total, lo que significaba esperanza ya que habían escuchado a una persona con vida se gritaba "hay vida", por lo cual la gente se alegraba y se empezaba a trabajar más rápido, con la ilusión de sacar a la persona lo más pronto posible y cuando desafortunadamente se encontraba un cuerpo la tristeza volvía y se guardaba un minuto de silencio, al igual cuando se encontraba un perrito felicidad volvía.

Anuncios

Se acercaba la noche llegaban más y más personas con el deseo de ayudar lo más que se pudiera a remover escombros o con lámparas, pilas,comida y agua.

Los ciudadanos que se habían quedado sin casa no paraban de llorar, ya que habían perdido absolutamente todo, por lo que se les brindaba apoyo moral o lo que necesitaran. Una vez que se acababa con los trabajos de rescate se cantaba el "Himno Nacional" por las personas que perdieron la vida, los que pudieron salir vivos y por el trabajo de los rescatistas.

La unión de México por ayudar a los damnificados era algo que nunca había visto, sin importar la religión, clase social, edad, sexo todos estaban unidos por igual.

Desgraciadamente hubo pérdidas humanas y materiales, pero no hay que verle sólo el lado negativo, si no que también el lado positivo y si aunque no lo crean si tiene algo a favor y es que después de muchos años el pueblo Mexicano se volvió a unir, pero por desgracia esta unión llegó después de un desastre natural.

Ahora más que nunca debemos seguir unidos, como lo hemos hecho por nuestros hermanos damnificados. Le hemos demostrado al gobierno Mexicano que no vamos a dejar que nada ni nadie nos destruya, este es el momento cuando realmente nos debemos de sentir orgullos y privilegiados de ser mexicanos.

La manera en que se ha unido el pueblo a ayudar es algo que me llena de alegría, ver como las personas salen a las calles a ayudar donando despensa, recogiendo escombros, cargando víveres, dándoles hospedaje, alimentos, medicamentos, ropa, entre otras muchas cosas a las personas que se quedaron sin casa. Las personas que hemos salido a unirnos con los damnificados sabemos que ayudarle a nuestros hermanos que han perdido todo no tiene precio.

¿ Y los políticos desaparecieron?

Ahora que cuando las personas necesitan más de su apoyo es cuando se desaparecen, pero ya que los mexicanos empiezan a decir que se done el dinero que se les da para las campañas que es lo que le quitan al pueblo ahí si se vuelven a aparecer de milagro, para decir que no están de acuerdo por que ya se acercan las elecciones presidenciales y lo necesitan para cubrir sus gastos de campaña, en los que sólo se encargan de llenar las calles de México de basura publicitaria con su foto y del partido al cual pertenecen.

Ya no somos los mismos de antes, ya no nos ven la cara de tontos. El pueblo ya está cansado de su mal gobierno, donde sólo se benefician unos cuantos. Es momento de demostrar que México va a salir de esto y nos vamos a levantar como siempre lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo. México tiene el privilegio de tener ciudadanos así y ya era momento de unirnos para el bien de todo el pueblo. ##fuerzamexico #Sismo #MexicoDePie