Anuncios
Anuncios

Todos estamos conmocionados por el terremoto que, ayer 17 de septiembre, sacudió a buena parte del territorio mexicano, hemos visto imágenes y videos [VIDEO] por demás aterradores y que nos ponen "la piel chinita", y hemos leído notas que nos narran por una parte las desgracias ocurridas en la Ciudad de México y por otra los esfuerzos loables de los voluntarios y de los grupos de rescate. Es imposible no estremecerse ante lo ocurrido y es difícil permanecer indiferente; sin embargo, no solamente la capital del país se ha visto afectada por el sismo y hay un sinfín de poblaciones que necesitan tanta ayuda como la metrópolis.

Epicentro y periferia mediática

Para empezar, sabemos que el epicentro tuvo lugar entre los Estados de Morelos y Puebla.

Anuncios

Por medio de los usuarios de las redes sociales, más que por los noticieros, nos hemos enterado que en poblados como Jojutla ha habido muchas pérdidas, tanto materiales como humanas, y que las autoridades han tardado bastante en comenzar a actuar. Hoy, día 18, me enteré a través de Aristegui Noticias que apenas hemos reunido información sobre los poblados de Morelos y que tuvieron que ser los mismos pobladores los que removieron escombros y sacaron cadáveres, pues el ejército, según algunos testimonios, sólo llegó a observar y retirarse.

Seguramente no es que las autoridades quieran dejar desamparadas a las personas que no habitan la Ciudad de México y no es que los medios quieran ocultar que hay más zonas de desastre que las de la capital, sino que en verdad es un poco más complicado informar y trasladarse a otras poblaciones.

Anuncios

Sin embargo hay y habrá muchos datos que quedarán en la periferia de los medios y la información y que no tendrán los mismo niveles de ayuda y donaciones por el simple hecho de que los que estamos lejos no nos enteraremos de su existencia.

Los indígenas

Aún peor, no todos los grupos humanos afectados pertenecen a zonas urbanas, se comunican por medio de carreteras modernas, o en ocasiones hablan siquiera español. En la zona cercana al epicentro hay, al menos, comunidades nahuas, tlapanecas, Otomíes y Totocanas, y la diferencia de lenguas complica mucho más la coordinación de esfuerzos. A través de la publicación de una ex profesora, me enteré que hay traductores que se han ofrecido para ser interpretes en lenguas originarias aunque la nota no ha tenido demasiada difusión.

No debemos olvidar que estas personas existen y que necesitarán tanto ayuda, víveres, medicamento y herramientas como los afectados de la Ciudad de México y los poblados más grandes. Sé que es es difícil y la situación nos rebasa totalmente, pero hay que tener en cuenta que queda mucho por hacer y mucha gente que apoyar. #Terremoto #MexicoFuerte #indígenas