Anuncios
Anuncios

Deseo que te enamores perdidamente de alguien que vibre al escucharte, al verte, al saber de ti, que nunca te haga dudar que está ahí para ti.

Deseo [VIDEO]que te escuche atentamente [VIDEO]y que aprenda a leer cada gesto de tu rostro, que sepa qué sientes solo con verte a los ojos, que encienda el destello de tu mirada al verla.

Deseo que cada noche antes de dormir te recuerde lo especial que eres, que su silueta a media noche te recuerde que sigue ahí, que despiertes y sientas que sigues soñando.

Deseo que tus fantasmas y demonios la amen tanto que la acaricien sin fingir, que ella los conozca y que sepa que estará bien ahí.

Anuncios

Deseo que sea tan fuerte para que sepas que cuidará de ti y tan frágil que sepa que tú estarás ahí.

Deseo que haga que ningún recuerdo te atormente y que sepas que estas completo nuevamente ahí.

Esto era parte de una separación necesaria, era la carta de despedida de un ser que ama y que a pesar de ello prefiere verte feliz en otro lado al no poder ser parte de tu futuro.

Pero con esta carta llegó a mí la desesperación de perder a un ser único y especial.

Intentaré describirte el sentimiento [VIDEO].

Y de pronto me encontré en un lugar que me era muy familiar, volví a sentir los escalofríos, el temblor de mis piernas junto a esa sequedad en mi boca, me sentía cansado, temeroso, incierto, dubitativo. Me costó caminar y avanzar entre las penumbras.

Entre mis pasos sentía las manos de aquellos seres que viven entre la oscuridad, con gritos y sollozos interminables, sentí cada mano apretando mis costados intentando desgarrar lo que queda de mí.

Anuncios

Porque estoy aquí de nuevo, en el adiós de la musa, donde los escritores tienen su final.

Donde llegan a morir cada día uno tras otro.

Donde la esperanza no existe, donde la soledad reina y se siente el olor a azufre del hades.

¡He perdido! Y esta vez debo caminar hasta adentrarme en el silencio, dejar que el fuego me consuma y quizá con el tiempo, renacer de las cenizas.

No hay más, no hay qué hacer, qué decir, que pensar, porque hoy como una constante ¡he perdido!

Y no hay más ganas en volver.

Quedémonos pues en el adiós de la musa.

Donde todo muere.

Ahora ya sabes qué sentí, ya sabes qué es lo que pasó conmigo

tus #deseos son obras de arte tan claros y tan perfectos.

Me sentí tan identificado con la forma de escribir y la forma de plantear los deseos que en algún momento de tu lectura pensé que me hablaba a mí mismo y entonces descubrí que eres tan parecida a mí,

que contigo puedo ser yo y puedo ser tú

que hoy aún me sigo preguntando:

¿eres tú?

Pero eso lo hablaremos en otro escrito #amor #heperdido