Anuncios
Anuncios

Las catástrofes nos enfrentan a la realidad verdadera, aquella que nos recuerda lo pequeño que se es ante la naturaleza, sin embargo esta capacidad de mortalidad nos motiva a enfrentarle de diferentes formas. En un aspecto artístico, el temblor que azotó a México [VIDEO] el pasado 19 de septiembre, dejó una huella transcendental en todas las vidas.

Las catástrofes ya sean personales, sociales o naturales obligan a que nos cuestionemos cómo enfrentarle. ¿De qué forma podemos abordar un tema escabroso? Considero que es importante no censurarse, por más polémico que sea un comentario, ya que esto nos dejaría sin tema de debate.

Hoy en día vivimos una época en que se aparenta tener toda la verdad, una época en donde todo tiene que ser políticamente correcto.

Anuncios

Los “me gusta” y los “no me gusta” han colmado de temor los comentarios sobre un tema. Este preámbulo nos sirve para explicar este motor creativo, a raíz del desconcierto.

El patrón del caos

Se reestructura una patrón a raíz de la confusión. Tener el orden dentro del desorden, como un cuarto tirado donde sabes dónde están todas las cosas. En el aspecto creativo es parecido. Saber cómo nombrar sin decir, encontrando los puntos precisos para estructurar una columna vertebral a lo que sucede.

Esa es la importancia del artista en el caos; porque seamos sinceros, poniendo como ejemplo el temblor en México, cuando se armaban las brigadas [VIDEO] de apoyo preguntaban por médicos, ingenieros, arquitectos o rescatistas; sin embargo, nunca pidieron un poeta ya que alguien tenía una catarsis creativa.

Ante esta realidad que nos pega con guante blanco, ¿dónde queda la labor del artista en este momento? Sin dudarlo, es hacer que no se pierda una memoria de lo que ha pasado.

Anuncios

Estar sin ninguna atadura para enfrentar al ser contra su realidad.

Considero que esa es una de las características más importantes del #Arte. Se tiene la idea que el arte está en el pedestal de lo sublime, cuando en realidad el arte se escurre entre los charcos del desagüe, se queda bajo escombros, grita los lamentos que no fueron oídos.

De ahí la importancia del desequilibrio, toda obra tiene que tener un conflicto, la vida es conflicto. En un sentido de contra poner una cosa contra otra. Aunque pareciere que no pase nada, el conflicto se gesta incluso al violar la página con la tinta.

El lenguaje mismo es un conflicto constante puesto que al momento de nombrar, por ejemplo, mesa como mesa la metemos en un conflicto con la silla que no es mesa. De ahí la importancia del arte en este caos, ya que ninguna expresión artística se centrará en encontrar el motivo que identifica a las cosas y no sólo nombrar a las cosas. #Terremoto #poesía