Anuncios
Anuncios

Después de los terremotos registrados en septiembre en México, comenzaron a ser populares en internet una serie de videos grabados por el mexicano Alex Backman, que antes del eclipse [VIDEO]del 21 de agosto alertó a la población que la #Actividad Solar estaba siendo demasiado intensa, más de lo normal, y que esto generarían sismos de gran intensidad en diferentes regiones del mundo.

De inmediato se dividieron las opiniones al respecto sobre la credibilidad y la pseudo-ciencia, por lo cual este profesor confirmaba los hechos sucedidos. Sin embargo, esto no es algo nuevo, ni tan desconocido. En la Universidad de Querétaro ya se está realizando una investigación que parece comprobar que la radiación geomagnética que emite el sol coincide con sismos de gran intensidad, así como la aparición de luces de tonalidades verdes, rojas y azules, debido a la ionización de la atmósfera terrestre.

Anuncios

En Estados Unidos, un científico llamado Ben Davidson, lleva ya bastantes años monitoreando la actividad sísmica global, a través de la actividad solar.

A través del Mobile Observatory Project, creó un kickstarter, donde lanzó una aplicación para predecir sismos, a través del cálculo de la actividad geomagnética y los vientos solares. La aplicación se llama: Disaster Prediction, y está disponible en el Apple Store y Google Play para Android.

México, zona sísmica y Mega falla geológica

Se tiene cuenta de sismos de gran magnitud en nuestro país desde la época precolombina, tan así que los aztecas creían que este quinto sol sería destruido a causa de los movimiento telúricos.

Pero por si no fuera poco, desde el 2015 en una investigación de la UNAM se encontró que en México existe una falla geológica semejante a la que afectó a Japón en el 2011, provocando un #Terremoto de magnitud de 9 y haciendo cambiar un paradigma en cuanto a la intensidad de los sismos para la comunidad científica.

Anuncios

Esta #Mega falla recorre desde el Estado de Nayarit hasta Chiapas, haciendo una extensión aproximada de 1000 KM, haciéndonos propensas a padecer un sismo de la misma magnitud que el país asiático. Y donde la UNAM insiste que no se puede predecir.

Y ante estos recién movimientos de la tierra, Ben Davidson sigue monitoreando la actividad solar y los movimientos más recientes en el planeta. En su cuenta de twitter publicó el día 28 de octubre que un sismo de magnitud de 5.7 sacudió el Polo Norte, causando un gran asombro. Por lo que ahora comenta que la vigilancia de terremotos estará al máximo debido a los vientos solares y un posible mayor impacto se registre en la noche del 30 de octubre.