Anuncios
Anuncios

Ayer se definió en el Continente americano, quiénes serían los calificados al Mundial de Rusia 2018. Esto nos hizo brincar de canal varias veces y navegar en internet buscando páginas que trajeran para nosotros los últimos resultados, y saber de primera mano quiénes quedaban fuera de la justa veraniega.

Calificados a Rusia 2018

Después de un par de horas, sentimos una suerte de venganza al saber que de entrada, el vecino gringo, se quedó sin la oportunidad de llegar a su octavo mundial consecutivo, que la selección de Chile tendrá que ver el evento desde su casa (si no rompieron todos el televisor) y que después de cuatro años la justicia divina llegó dejando a Holanda [VIDEO] y Arjen Robben, sin posibilidad de echarse unos vodkitas.

Anuncios

Y es que sí, no se nos olvida que no era penal. Supongo que ya con más calma nos daremos cuenta, que nadie volverá el tiempo atrás para jugar el famoso quinto partido en Brasil, que nada nos quieta esos espantosos siete goles que nos comimos, y lo más importante, que a los gabachos les tiene totalmente sin cuidado saber si en uno de los deportes menos populares para ellos, habrá o no participación mundialista.

Lo que cuenta...

Lo que cuenta, es que la selección de nuestro país logró el pase y está ya con miras a la tierra del tío Putin. Cuando decimos qué es lo que cuenta no es un tema menor, ya que si recordamos en oportunidades anteriores estábamos a estas alturas del partido, rezando para que el ‘piojo’ Herrera o más atrás, ‘El vasco’ Aguirre, nos sacaran las papas del fuego. Pero esta vez no, el profesor Osorio hizo la tarea y llegó sin ninguna apuración.

Anuncios

Aunque esto parece no interesarle demasiado a los aficionados del Tricolor, ya que se han dejado permear en redes sociales muestras de repudio por la “forma en que juega” el equipo nacional.

Es muy raro...

Esto último es rarísimo, ya que, si observas con detenimiento cualquier partido de cualquier liga amateur en cualquier lugar de nuestro país, claramente no hay una estrategia definida de juego y el delantero, o mete goles o se sale, la media tira patadas o no es una buena media, y si al portero se le va una, es en definitiva la comidilla eterna. Es decir, que no hay en absoluto un conocimiento de tácticas y/o estrategias de juego. Que pasa entonces, hay que revisar uno de los medios periodísticos menos criticados y vigilados por la sociedad: el deportivo. La conclusión es simple, ¿qué se puede esperar de un medio que primero corre justificadamente a un entrenador por promover la violencia en un deporte claramente observado por muchos niños, y que ahora ante la “crisis” pide su regreso? Y aunque hay gloriosas excepciones como “la güera” Marion Reimers, hay muchos que dejan bastante que desear.

Anuncios

El problema es cuando esa violencia (porque es violencia) permea del micrófono a las calles. Si no véase el video donde agreden al técnico colombiano a su llegado de una concentración en el aeropuerto.

Esto por supuesto que llama la atención de algunos, ya que si analizamos detenidamente las críticas hacia el técnico nacional no están mayormente dirigidas a la forma en que juega o mejor aún, a los resultados. Recordamos descalificativos certeros a la forma en que el señor se expresa, las tan mentadas rotaciones y el poco o nulo respeto que tiene por aquellas “vacas sagradas” de la selección. Incluso, y haciendo un análisis riguroso se dejan escuchar voces xenófobas que desprecian al técnico por ser extranjero y venir a regarla a nuestro país. Y es que sí, que la riegue cualquiera, pero pues, un extranjero, ¿Cómo? Esperen… ¿no nos pasa lo mismo con los vecinos? ¡aguas! El deporte es un obligado reflejo de la sociedad.

Hay que darle chance, ¿no?

El caso es, y la pregunta es la siguiente: ¿no podríamos darle chance al profe Osorio de que la riegue un rato en la selección? Total, lo importante es que se calificó de una forma decorosa, siendo el primero de la Concacaf. El señor cumplió y de eso no hay duda, se expresa correctamente, elevando claramente el discurso de un medio tan castigado por la evidente carencia intelectual (nada más hay que ver como contestan a cada entrevista) y al final de cuantas qué más da, se hizo lo que no se hacía desde hace tiempo, dejarnos trabajar a gusto sin mordernos las uñas por saber si tuvimos o no pretexto para embriagarnos el año que entra en horarios laborales. Del resto, creemos que hay que aplaudir algo que en nuestro país hace mucha falta: los resultados, y no caer en descalificativos absurdos y sin fundamentos. Total, que hay que saberle al deporte de la pelota, y entra o sale, se gana o se pierde. Ahora, lo importante es que hay mundial. #MexicoAlMundial #YSiLeDamosChance