Anuncios
Anuncios

En los últimos años la #copa menstrual se ha convertido en la favorita de las mexicanas debido a que según los expertos, aguantan un uso de al menos 12 horas. En una entrevista para Blasting News México, Penélope Rico Romero, quien tiene 34 de años de edad, platicó que empezó a utilizar esta opción desde hace dos años.

"Comencé a usarla por tres razones: ya no aguantaba las toallas porque me causaban alergia. Era un martirio traerla, entonces era insostenible y mi ginecóloga me recomendó probar esta opción; la segunda es porque el costo a nivel ecológico por usar toallas o tampones es elevadísimo. Tardan miles de años en desintegrarse y me parece algo absurdo estar contaminando de esa manera al planeta.

Anuncios

Soy muy pro ambiente; la tercera es que parecía un método bastante económico porque una copa te puede durar años. Los cambios fueron positivos".

Hasta el sueño le mejoró

"Según yo era de flujo muy abundante entonces tenía que usar de esas toallas que parecían pañales. Son horribles y en época de calor era un martirio traerlas. Cuando cambié a la copa, el primer mes fue rarísimo porque no estaba acostumbrada: era rarísimo introducirla ya como muy bien", explicó.

La entrevistada recibió asesorías por parte de la vendedora. Confiesa que no fue fácil al principio el tener que retirarla. Penélope la define como práctica, al grado de olvidar que tenía puesta la copa.

"Podía correr, brincar o incluso ir al gimnasio o nadar. Indica que en las noches podía estar tranquila y sin alergias".

Cuidado al ambiente

"Las copas tardan un año o dos en biodegradarse.

Anuncios

Incluso puedes alimentar plantas con la sangre". Explica que el olor desagradable se fue y la hizo darse cuenta de cuánto sangraba realmente.

"Yo tenía la idea de que sangraba muchísimo. Me di cuenta de que en la toalla se ve más sangre de la que en realidad es".

¿De qué están hechas?

"En México es complicado encontrar copas porque muchas marcas no están registradas. Cuando viajé a California, por ejemplo, me di cuenta de que allá están hasta en las farmacias".

El material del que está fabricada es silicona médica. Según el doctor Trome, una mujer usa 13 mil toallas a lo largo de sus vidas. Al año representan 65 kilos de basura por chica. [VIDEO]

La especialista Elisa Ross explicó para un medio nacional que antes de optar por usar la copa deben saber si son alérgicas al material elástico, debido a que los componentes que tienen la mayoría es goma.

Por otra parte, indicó que en el caso de las mujeres vírgenes puede resultar complicado el ponerse la copa. Recomienda que antes de utilizarla, acudan al ginecólogo para evaluar qué opción es la mejor.

Anuncios

Otra de sus recomendaciones es que se coloquen un poco de lubricante natural para que la copa resbale adecuadamente.

¿Dónde se consigue?

Con base en las chicas [VIDEO] que las utilizan, las copas menstruales se encuentran en línea y tienen un costo de 250 hasta los 999 pesos. Otra opción que surgió con las redes sociales son los grupos en Facebook, en donde hay chicas que las distribuyen.

La ventaja de los grupos es que la mayoría de las mujeres ponen las recomendaciones sobre el producto, para adquirirla debes considerar cuántos hijos has tenido (puede que necesites una más grande) y las necesidades con base en tu flujo, así lo recomiendan los ginecólogos.

Debido a que no es tan fácil de conseguirla, muchas marcas que no cumplen con los requisitos de salubridad salieron a la venta, por tal motivo la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) lanzó una alerta para que sean cuidadosas cada que compran una porque en la mayoría de los casos no se sabe de qué materiales están hechas.

Edición de Tadeo Alvarado. #beneficios