Anuncios
Anuncios

El viaje, como símbolo en la #literatura, no solo es el moverse de un punto “a” a un punto “b”; consiste en la experiencia adquirida del que decide dejar su mundo ordinario para enfrentar el mundo extraordinario [VIDEO]. Lo más importante del viaje radica en la adaptación al medio. Esto define el carácter del siguiente poema el cual está basado en la experiencia misma del viajero y si interrelación con el “no medio”.

Viaje

I.-

El ilusionismo es una materia que, desde niño, se tiene que impartir.

Aletas. Visor. Respirar, no es necesario.

Reventar la maleta de cosas inútiles. Ropa. Zapatos. Un traje, por si voy a algún lugar “elegante”.

Anuncios

Despedidas.

Lo más difícil de viajar. Despedirse. Como niño. Semana de vacaciones con todo incluido. Regresar a casa.

Volver a tender la cama. Recoger la toalla del piso. Despedirse de los amigos.

La primera regla de la magia: no repetir un truco al mismo público.

II.-

Lo difícil de viajar en pareja. No tener tiempo para platicar.

La respiración, como la voz, puede llevar de un estado gama a un estado delta en segundos.

Como niño asustado, correr, ocultarse del “Demonio”; el que vigila desde las hojas secas.

No hay invierno. Cabaña en el bosque. Padres pagando los gastos.

El mago tiene que adaptarse al público y al lugar.

No tener tiempo para platicar.

Subir al avión. Dormirse. Escuchar música.

Lo difícil de viajar en pareja son las maletas.

III.-

Dejas de ser romántico.

Nos acostumbramos a la imagen clásica del hipnotizador con reloj de bolsillo.

Anuncios

El neopreno ajustado es sexy. Menos para mí.

Bucear es cosa de escritores.

Los #buzos en el desierto, como los poetas, son inútiles.

IV.-

Hoy se puede viajar al ártico. Ver pingüinos. Ir al Sahara. Recorrer Berlín.

Los primeros trucos de ilusiones con espejos surgieron en el siglo XVII. Los demonios parecían reales en las paredes.

Realidad Virtual.

–No viajes a Paris. Vive en París–

–¿Buscas Hotel?–

Para qué gastar, en un nosotros, si podemos ver la tierra desde Google Maps.

No tenemos que cargar maletas, ni compartirlas.

Nunca los zapatos en bolsas del Superama.

Que arda la arena. Sangre en la nariz. Se insolen las cervezas.

V.-

Viajar solo; platicar todo el trayecto. Escucharnos. Expirar nuestros silencios.

Prefiero: el eco de palabras sin respuestas de una pareja que no comparte fijaciones, ansias, filias, miedos.

El problema, despertarse antes de que el trance concluya.

Viajar sólo.

Cuidar tu maleta.

Nunca uso maleta.

Los boletos de avión en tu bolsillo.

¿por qué bolsillo y no bolsa?

Cuidar que no se vaya el avión.

Anuncios

Quedarse en el aeropuerto a dormir.

Para que el truco funcione el mago tiene que impresionarse con su magia.

VI.-

Con el tiempo no se nada en el hotel.

Traje de baño. Toalla de ratones tomando el sol.

Tenía alberca en su edificio. Llegar en clase turista. A sus parques. A su cine. Aventar panditas a la pantalla.

La alberca, desde niño, con agua caliente. Gané tres melladas de oro. Bucear, por vicio.

Los cenotes, perfectos para descender. Considerados por los mayas la entrada al inframundo.

Virtud de ilusionista: saber cuándo terminar el show.

La habitación no tenía ventanas ni puertas.

VII.-

La magia nacen en la calle. Estafar al espectador.

Vacío en el pecho. Estómago en coma.

Lo que mantiene al cuerpo en el asiento no es la presión atmosférica aplastando el cuerpo sino saber que volvemos. En el mismo vuelo. Con diferente destino.

–Por eso aún estoy en el lugar de siempre

en la misma ciudad y con la misma gente–

Nunca me gustó volver. Lavar ropa. Barrer la casa.

Mi colchón.

¿Por qué en el paraíso los colchones se compran a granel?

Duros, sin ácaros.Con polvo.

VIII.-

Volverte turista en casa. Donde creías que era tu hogar en segundos te vuelves extranjero, no reconoces los azulejos, las paredes, su pelvis o su sonrisa.

Este es nuestro último descenso, amor, los buzos no vienen en parejas.

Viajan juntos para no platicar. Viajan, con la ilusión de conocerse.

Este es nuestro último descenso, los buzos no vienen en parejas.

Cuando despiertes.

El mago, al cerrar la cortina, no debe a contratar a la misma asistente. #poesía