Anuncios
Anuncios

El día de ayer 10 de noviembre el portal de noticias RT publicó en la investigación de la periodista italiana Stefanie Felasca quien se habría tenido acceso a documentos del #Vaticano sobre la muerte de Albino Luciani, Juan Pablo I. Estos mismos que documentos inéditos de la Secretaria de Estado del Vaticano fueron publicados en el libro de Felasca Papa Luciani: crónica de una muerte, comentó a Radio Vaticano.

El citado libro comenta que Juan Pablo I acaecido el 28 de septiembre de 1978 a los 65 años de edad se debió a "problemas en el corazón", ya que desde 1975 se le detectaron problemas cardio-vasculaires y de le suministraron anticoagulantes.

Anuncios

Sin hacer nada más que entrevistar a dos de sus cuidadoras para tomar esta versión, recopiló las siguientes declaraciones de Margherita Marin:

"Hermana la hago trabajar tanto, pero no se preocupe por planchar tanto la camisa porque hace calor, sudo y tengo que cambiarla a menudo... "

Estas palabras según la versión de Marin fueron pronunciadas por el pontífice de días antes de su deceso. Se suman a estas las pronunciadas por Sor Vicenza T. quien fue la que descubrió al Papa muerto en su habitación tras no haber tomado su desayuno ni contestar a los llamados papales:

"No vi ni una arruga, estaba recostado con una leve sonrisa, sus gafas puestas,los ojos medio cerrados como si durmiera..., me llamaron la atención sus uñas estaban oscuras"

Debemos aclarar que nunca se tuvieron declaraciones médicas ni se tuvo acceso a la autopsia, misma que fue negada por el Vaticano en el momento de su muerte.

Anuncios

¿Por qué razón de la muerte papal resultó tan "color de rosa"?, ¿acaso Margherita y Sor Vicenza tienen los conocimientos médicos para diagnosticar la muerte del Papa Albino?

El sacerdote que reveló la verdad

El cura español Jesús López Sáenz en su libro Las cloacas del Vaticano: El asesinato de Juan Pablo I, toma en primer lugar el enorme detalle de que el Vaticano no permitió la autopsia a Luciani, además rescató las versiones oficiales que se contradecían y las cuales estaban entre las causas naturales y el olvido de tomar sus medicinas, además de una serie de acontecimientos posteriores que revelarán otra realidad a la expuesta por Felasca.

Las ideas revolucionarias de Luciani desde que fue Cardenal de la Diócesis de Venecia tocaban intereses económicos muy profundos entre el Vaticano y el Banco Ambrosiniano. Sucede que ya como Papa el encargado de la administración vaticana el Cardenal Marcinkus vendió sin autorización papal y actuando por su cuenta la Banca Católica la cual estaba destinada a dar créditos a sectores vulnerables al Banco Ambrosiniano de Roberto Calvi y Michele Sindona con el objetivo de -evadir impuestos y mover acciones-, según versiones del cura Sáenz.

Anuncios

Sindona miembro de la logia masónica P2 introdujo a Calvi al Vaticano con ayuda de Monseñor Marcinkus ya que el Banco Vaticano se consideraba un "paraíso fiscal" ideal para el envío de dinero a Sudamérica y Centroamérica, dichos tratos contradecían las reformas de fondo que el Papa Luciani quería implementar, en el libro de Camilo Bassoto Mi Corazón todavía está en Venecia, extrae lo dicho por Luciani:

"Sé muy bien que no seré yo el que cambie las reglas codificadas desde hace siglos. Pero la iglesia no tiene ni debe poseer riquezas..."

Juan Pablo I al llegar al papado tenía muchas ideas claras y bien definidas, dos de ellas eran destituir a Monseñor Marcinkus y renovar la Banca del Vaticano, el periodista veneciano Bassoto transcribe la siguiente declaración del Papa Luciani:

"Aquella que se llama sede de Pedro y que se dice también santa no puede degradarse hasta el punto de mezclar sus actividades financieras con las de los banqueros..."

Para Juan Pablo I se había perdido "la pobreza evangélica", su intención según allegados era la de reformar la curia vaticana tal y como lo plazma Cappola en su cinta El Padrino III.

"Casualidades" previas a la muerte de Luciani

En el libro de Cornwell Un ladrón en la noche: la muerte de Juan Pablo I, se relata como Luciani repetía constantemente que su papado duraría muy poco, esto lo constató su secretario particular el Obispo John Magee, también relata que el mismo Luciano le dijo:

"Yo me marcharé y el que estaba sentado frente de mí en la Capilla Sixtina ocupará mi lugar"

Magee confirmó que quien estaba sentado en esa posición era el Cardenal Wojtila, Juan Pablo II.

Un suceso por demás misterioso le sucedió a uno de los líderes de la iglesia ortodoxa rusa Nikodim, el cual nunca llega a una entrevista con Luciani al ser envenenado en su taza de café y durante el trayecto, tomemos en cuenta que Kikodim presentó también oscurecimiento en dedos y uñas.

Una semana antes del desceso los hermanos Gusso, camareros y gente de confianza del pontífice fueron destituidos, en esos días un "extraño" logró entrar evidenciando la ya falta de seguridad.

Un médico del Vaticano comentó a Luciani que "su corazón estaba destrozado" esto en un chequeo rutinario, ante esto Marcinkus y Hugo Poletti, obispos que serían destituidos hicieron alarde y comentarios exageradismos sobre la "mala salud de Luciani".

¿De qué se murió en realidad Luciani?

¿Por qué razón el Vaticano le negó a la autopsia al cuerpo?

¿Acaso su muerte se fraguó desde el interior o tuvo una muerte bella como se intenta especular?

#Investigación Científica #Iglesia Católica