Luego de que la policía en Italia fuera alertada, decidieron realizar una inspección en un circo y se encontraron con la para nada agradable sorpresa de que sus dueños teñían a cachorros chow chow para hacerlos pasar por osos panda y así ganar dinero a cambio de que la gente se fotografiara con ellos.

En el momento del hecho, el dueño del circo se encontraba de gira por la ciudad de Brascia, cercana a Milán y fue imputado por falsificar documentos, también se lo acusó por fraude y maltrato hacia los animales. Por el momento los perros aún se encuentran en el circo bajo la condición de que su personal no puede utilizarlos para realizar ninguna clase de espectáculo.

El estado de salud de los perros chow chow es bueno aunque una de las portavoces del Cuerpo de Guardabosques aseguró que los ojos de los caninos estaban llorosos por haber sido sometidos durante horas a tomarse fotos con la gente. Los dueños del circo para nada se han hecho cargo del suceso ocurrido y niegan ser parte del fraude, el secretario, Ricardo Gravina, dijo que es una obviedad que son perros y aseguró que ninguno de ellos fue maltratado.

Las personas encargadas de la Investigacion de Delitos contra los #Animales junto con el equipo de Guardia Forestal lograron cerrar el circo que exhibía a los perros cuyo pelaje era teñido haciéndole creer a la gente que eran fruto de un cruce entre los osos panda y la raza de perros chow chow. El circo, aprovechándose de ello, cada vez recibía más personas de todo el mundo y hacía más dinero mostrando a esta especie de "animal sorprendente" cuando en realidad la gente era engañada, principalmente los turistas.

Los perros se habían convertido en la mayor atracción del lugar cuando en realidad eran chow chow comúnes y corrientes con pelaje blanco que era teñido de negro en algunas zonas para simular el parecido con el oso panda. El dueño ha sido detenido y aún queda a la espera cuál será el futuro de los animales, quienes seguramente sean retirados del lugar y llevados a un sitio donde se les brinde protección y cariño que merecen.