Según denunció La Conferencia del Episcopado Mexicano, el pasado lunes, Gregorio López Gorrostieta, nacido en la comunidad de Las Piñas y muy popularmente conocido como el padre "Goyito", fue forzado a subir a una furgoneta por personas desconocidas y ajenas al Seminario Mayor de la Asunción. Lamentablemente, su cuerpo ha sido hallado, con un disparo en la cabeza, en el pueblo de Tlapehuala, a solo veinte minutos del seminario de Pungarabato, donde impartía sus clases.

Esta zona, que se encuentra por encima de la carretera de Iguala-Ciudad Altamirano, es considerada, según los Informes de la Secretaría de Seguridad Pública, uno de los lugares donde los índices de criminalidad son los más altos, sobre todo los relacionados con el crimen organizado y los cárteles de la droga.

A la vista de estos lamentables hechos, el pasado 3 de diciembre, el #Gobierno federal puso en marcha un operativo en 36 de los municipios de los estados de Guerrero y en el que participan 2 mil miembros de las Fuerzas Armadas, cuyo mando está a cargo de SEDENA, Secretaría de Defensa Nacional. Los operativos han sido repartidos del siguiente modo: 22 en Guerrero, 2 en Michoacán, 4 en Morelos y 8 en el Estado de México.

Alejo Zavala Castro, obispo de Chilpancingo-Chilapa, se lamenta de que estos actos violentos también estén dirigidos contra la Iglesia Católica y recuerda a otros cuatro sacerdotes secuestrados en este año, de los cuales, dos resultaron asesinados. Ascencio Acuña Osorio, en el Municipo de San Miguel Totolapan y el sacerdote ugandés, John Ssenyondo, desaparecido tras un oficio en Chilapa, el pasado 30 de abril y cuyos restos, encontrados en una fosa clandestina de Zitlala, fueron identificados mediante pruebas odontológicas. Mientras tanto, algunos sacerdotes más, siguen viviendo bajo amenaza.

Desde diferentes puntos del mundo, se vienen produciendo protestas e indignación por la cruel situación que vive México. Y lo peor es que, probablemente, no se ponga el esfuerzo necesario, por parte de las autoridades, para la resolución de semejante drama. Los intereses se pueden sospechar.