Aún sigue abierta la investigación de los agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza, en relación a los hechos acontecidos el pasado mes de noviembre en Montijo, pueblo extremeño español. Aunque el castigo por estos actos, está tipificado en España en su Código Penal, seguramente, estos individuos jamás llegarán a recibir el castigo que merecen.

Su nombre es Inocente, un perro yorkshire de tan solo año y medio. Fue rociado de gasolina y prendido en fuego. Consiguió correr envuelto en llamas durante unos minutos, hasta que unas personas compasivas, sin poder creer lo que estaban viendo, lograron sofocar el fuego. Todo su cuerpo ahora es una inmensa ampolla, se ha quedado ciego y presenta quemaduras en toda la cara y el interior de la boca. Ha sido la Asociación Animales Maltratados Extremeños, los que han tenido a bien rescatar a Inocente que se encontraba, como es de esperar, en un estado de extrema gravedad pero, miembros de esta Asociación aseguran que Inocente tiene muchas ganas de vivir y lucha por ello a pesar de que su curación es lenta.

En tan solo una semana, dos perros que no han corrido la misma suerte que Inocente, por decirlo de alguna manera, aparecen torturados del mismo modo. El primero fue hallado en Montijo, al pie de un contenedor, el segundo, en un parque natural de Puebla de la Calzada, dentro de una barbacoa. Todo parece indicar que se trata de actos cometidos por los mismos desalmados. Estos vándalos, a los que no dudo en colocar el apelativo de psicópatas, se dieron a la fuga y aún no han podido ser localizados. De cualquier modo, la población sigue alertada y se pide que no pierdan de vista a sus mascotas.

Tal vez parezca descabellado, a la vista del adoctrinamiento en el que vivimos pero, a veces, si me dieran a elegir entre un animal y un ser de esta calaña, no tendría ninguna duda. Hemos de denunciar estos crueles actos, contra viento y marea. Airear las caras de los individuos que torturan #Animales indefensos e inocentes. Son enfermos que deben estar entre rejas o sufrir el mismo daño que infringen. #Derechos