De nuevo, otra historia de asesinato que pareciera haber sido escrita para una novela policiaca. Una joven fue asesinada a manos de su novio, quien la estranguló para que no estuviera con nadie más.

Los hechos ocurrieron en Rumania, Eduard Perju de 16 años llevaba una relación amorosa de un año con Elena Diana Gugulica, de la misma edad. El joven se imaginaba que Elena iba a dejarlo, ya que la relación se había enfriado en los últimos días. Por esta razón la asfixió con un cable.

Él tenía todo planeado, primero la invitó a ir al parque, le comentó que tenía un regalo impresionante para ella. Luego de varios minutos de plática, Perju se lanzó apasionadamente a ella para besarla y decirle que la amaba; le pidió que se volteara para colocarle un collar que le había comprado. Cuando la joven volteó emocionada, el aprovechó para estrangularla con un cable de plástico hasta causar su muerte, tal como lo informa el sitio Daily Mirror.

El cuerpo de la adolescente fue encontrado en el parque por una mujer que caminaba con su perro; ella dio aviso a las autoridades. Al principio la policía sospechaba que Elena se había suicidado, momentos después, vieron las marcas de violencia en el cuello, por lo que comenzaron la investigación.

Cuando llegó el momento de interrogar a su novio, primero lo negó, pero lo delató el cable que aún guardaba en el bolsillo del pantalón, por lo que tuvo que confesar su delito.

Los vecinos del adolescente mencionaron a dicho medio que él siempre había sido un muchacho tranquilo y que nunca se metía en problemas con nadie, incluso tenía muy buenas calificaciones y la gente siempre decía que ellos dos hacían muy linda pareja.

"Aún no lo puedo creer. Lo vi dos horas antes de que lo arrestaran y se veía bastante tranquilo. Me saludó como si nada hubiera ocurrido y lucía muy normal, nunca hubiera imaginado que pudiera asesinar a su novia. Me extraña más porque viene de una respetable familia", concluyó una de sus vecinas de nombre Mircea Ionescu de 39 años de edad.