Héctor Coria Gonzáles, ex sacerdote católico, fue desterrado por autoridades de E.U., luego de que se declarara culpable por violación a menores y de que autoridades eclesiales de Sacramento, California le impidieran hacer uso de sus facultades clericales. La detención se dio en su casa ubicada en Davis.

Oficiales del Servicio de #Inmigración y Control de Aduanas (U.S. ICE sus siglas en inglés) llegaron a la residencia de Coria Gonzáles para arrestarlo (sin derecho a fianza) y deportarlo, luego de enterarse que la iglesia Católica le negara su protección por considerar que sus actos son “crimen y pecado”.

En julio de 2014 Coria fue llevado a los tribunales de Yolo por abusar sexualmente, en repetidas ocasiones, de una adolescente de 16 años de edad que se desempeñaba como acólita en el templo donde era párroco. En el proceso, la menor declaró que durante ocho meses el P. Héctor la obligó a tener relaciones sexuales en diferentes lugares como una casa, un vehículo y en la misma rectoría donde el sacerdote oficiaba Misa.

Ante las pruebas, él mismo se declaró culpable. Recibió una condena de 3 años de libertad condicional y 90 días en cárcel, sometiéndose, a sugerencia del juez, a consejería para delincuentes sexuales.

El violador se encontraba hasta hace poco en el país de manera legal, pero después de cumplir su condena y de que la Iglesia Católica analizara su situación y lo despojara de sus atribuciones sacerdotales; autoridades estadounidenses decidieron expulsarlo de sus territorios.

Coria Gonzáles es michoacano y tiene 46 años de edad. Apenas en 2011 había hecho sus votos sacerdotales. Al año de recibir el grado (2012)  le dieron el cargo de Sr. Cura de la parroquia de St. James, jerarquía en la que se desempeñó únicamente por dos años, fecha en la que se hizo público su escándalo.

La violación a menores ha sido uno de los abusos que con mayor frecuencia y sigilo desempeñan religiosos aprovechándose de su investidura. Es evidente que la Iglesia Católica se encuentra en una crisis vocacional pues con todo el dinero y poder que poseen aun no ha podido dar solución a este problema.