La Secretaría de Gobernación de México contará con especialistas para el rescate alpino, para las labores de recuperación de las momias halladas en el Pico de Orizaba.

Debido a la gran expectación que ha suscitado el caso, varios habitantes de las comunidades cercanas al Citlaltépetl y diversos grupos de voluntarios han deseado colaborar, pero las autoridades mexicanas han solicitado abstenerse de ello, para evitar exponerlos a situaciones de riesgo.

De hecho, el rescate de los restos se ha postergado por los efectos del frente frío número 41, que hacen por el momento imposible cualquier actividad al respecto. El sábado 7 de marzo, autoridades del gobierno federal, en específico la Coordinación de Protección Civil de la Segob, dieron a conocer que apoyarán en el rescate de las momias halladas en lo alto del Pico de Orizaba.

Sin embargo, voceros de Segob reiteraron que se tendrá que aguardar a que las circunstancias climáticas lo permitan, para no exponer sin necesidad al equipo de rescatistas.

En un comunicado oficial se explicó que, tras una evaluación realizada por especialistas en montañismo y al tratarse de un operativo que se efectuará a más de cinco mil metros de altura, con una pendiente superior a los 70 grados, se precisará de un equipo altamente especializado para el rescate de los cuerpos momificados. Lo anterior, por supuesto, si el clima lo permite.

Se piensa que los restos momificados corresponden a Juan Espinoza y Enrique García, apodado el Calavera, alpinistas aficionados que formaban parte de un grupo de montañistas de 1959, todos ellos fueron afectados por una gran avalancha. Muchas de estas personas pudieron ser rescatadas, pero Espinoza y García no lograron ser hallados.

El operativo en el volcán Citlaltépetl para la recuperación de estos restos momificados será complicada, porque el entorno montañoso a 5 mil 300 metros sobre el nivel del mar, donde se encuentran los cuerpos, tiene un aire pesado y el escaso oxigeno disponible hace estragos en los montañistas. Cabe mencionar que el Pico de Orizaba o Citlaltépetl, es la cumbre más alta de México y en las últimas décadas por lo menos media docena de alpinistas se han extraviado allí.

Desde el primer albergue, ubicado a 4 mil 300 metros sobre el nivel del mar, a la ubicación de las momias, a 5 mil 300 metros, es necesario hacer 6 horas de camino. #Crónica Veracruz