Una ola de violencia e inseguridad se ha desatado en las inmediaciones de la Universidad Autónoma de Chapingo, en Texcoco, sin que las autoridades hagan algo al respecto.

Violaciones, robos e incluso asesinatos, se han presentado en los últimos cinco años a las afueras de esta institución, lo que ha causado la alarma de todo el alumnado.

Hoy, ante una serie de violaciones sexuales a estudiantes y asaltos, el alumnado decidió alzar la voz haciendo un paro laboral en las instalaciones desde las seis de la mañana. Culpan al rector Sergio Barrales Domínguez de ignorar las denuncias anteriormente efectuadas.

Estudiantes y habitantes de Texcoco salieron a las calles para exigir al Gobierno justicia y seguridad, tanto dentro como fuera de la universidad, por lo que marcharon de Chapingo al centro de Texcoco en donde se encuentra el Ayuntamiento para exigir al presidente municipal un plan eficaz para terminar con la inseguridad, en donde solicitan vigilancia las 24 horas del día, así como juntas periódicas para implementar nuevas medidas de seguridad y monitorear resultados.

El gran número de agresiones sexuales a mujeres, ocurridas en las inmediaciones de Chapingo, está prendiendo un foco rojo en cuanto a violencia de género; sin embargo las autoridades hacen caso omiso, más allá de que el rector recomiende -el no caminar en la noche por los al rededores de la universidad-, cuestión que resulta contradictoria, puesto que es una universidad que requiere del trabajo y la investigación constantes.

Una de las denuncias sobre agresión sexual ocurrió en enero de este año y la realizó una joven estudiante de séptimo semestre, dos hombres armados la interceptaron muy cerca de la entrada principal de la universidad, alrededor de las 12 de la tarde, sin que absolutamente nadie interviniera.  

Por lo tanto, los universitarios ya están cansados de esta problemática y están recibiendo el apoyo de los habitantes de Texcoco para poner un alto a este incremento de violencia. Una de las propuestas que está siendo expuesta por los estudiantes es la de regular la venta de alcohol cerca de la universidad.

Este paro laboral afecta a más de 10 mil personas, entre el alumnado y los administrativos, por lo que es urgente que se atiendan a las demandas de los chapingueros que merecen seguridad y tranquilidad en su universidad, lugar que debería transmitir paz y armonía para fomentar el estudio, la preparación y el trabajo de todos sus miembros. #Manifestaciones