Anabel Flores Salazar fue secuestrada de su domicilio cerca de Orizaba, Veracruz, el lunes y su cuerpo fue descubierto en una carretera de Puebla casi 24 horas después. El cadáver fue identificado por sus familiares. Ella se convierte en el 15vo periodista, al menos, en ser asesinado en lo que va del sexenio de Javier Duarte. El Comité de Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) pidió a las autoridades federales hacerse cargo del caso.

Anabel era una reportera de información policíaca para un periódico local de Orizaba, Veracruz. Fue secuestrada de su casa en la madrugada del lunes. Su cuerpo fue arrojado unos kilómetros cerca de la frontera del estado de Puebla.

Flores había estado cubriendo nota roja en Veracruz durante seis años, trabajaba  en el momento del secuestro para El Sol de Orizaba. Anteriormente había estado trabajando para El Mundo de Orizaba y El Buen Tono.

La Fiscalía declaró que todavía están recogiendo pruebas forenses y realizando entrevistas, pero aún no tiene pistas en el caso. Las autoridades federales están revisando el caso para ver si puede ser enviado a la Procuraduría Federal de Delitos contra la Libertad de Expresión. Se espera una respuesta para el miércoles.

La CPJ pidió a las autoridades federales hacerse cargo de la investigación y persecución del delito y considerar el ejercicio de su profesión como un probable motivo.

Según el Comité, al menos ocho hombres armados vestidos con lo que parecía ser uniformes militares irrumpieron en la casa de Anabel a las 2 de la mañana del lunes y fueron directamente a sacarla de su habitación, la tía de la reportera, Sandra Luz Salazar, quien se encontraba en la casa al mismo tiempo, indicó al CPJ en una entrevista telefónica. Los atacantes dijeron que tenían una orden de detención contra la periodista, amagaron con armas a miembros de la familia y  forzaron a Flores Salazar a subir a una de los  tres camiones grises que esperaban afuera, agregó Sandra.

"Nosotros les rogamos que no se la llevaran. Les dije que ella apenas había tenido su bebé”, dijo.

Según informes de prensa, Anabel Flores tenía un bebé de dos semanas de nacido y un hijo de 4 años de edad.

Al menos 15 periodistas han sido asesinados en Veracruz desde que el gobernador Javier Duarte asumió el cargo en 2010 y tres más han desaparecido.

Duarte provocó la ira de los periodistas y activistas el año pasado, cuando insinuó que los periodistas asesinados en su estado tenían vínculos con el narcotráfico y el crimen organizado.

El fiscal del estado parecía promover esa misma teoría el lunes en la confirmación de la noticia del secuestro de Anabel. La oficina del fiscal general del estado, Luis Ángel Bravo Contreras dio a conocer un boletín de prensa anunciando que iban a contemplar todas las posibles conexiones que pueda tener la víctima. El boletín también menciona que Flores había estado en compañía de Víctor Osorio Santacruz, cuando fue detenido en 2014. Osorio Santacruz fue identificado previamente por el Ejército como un líder local del cártel de los Zetas.

Jorge Morales, miembro de un comité de Veracruz que protege a los periodistas, ha criticado al fiscal general de "criminalizar" al reportero.

"Un procedimiento generalizado para el fiscal del Estado cuando un periodista es víctima de un crimen es centrarse en las amenazas relacionadas con el trabajo", dijo Jorge Morales al diario La Jornada. "Difunden información que ensucia a la víctima”.

"¿Por qué los fiscales no investigaron lo sucedido en 2014, cuando el incidente ocurrió y lo sacan ahora para desacreditar al periodista?"

Luis Miguel López Mena, reportero de El Buen Tono, dijo que el periodismo se ha vuelto más peligroso en el corredor Córdoba-Orizaba en Veracruz. Le dijo a La Jornada que estuvo bajo protección policíaca durante 15 días el año pasado después de recibir amenazas. #Crónica Veracruz #México #Viral