La ciudadanía siempre se ha unido valerosamente para ayudar, en eventos que han puesto en peligro la vida de las personas.

Actualmente mediante el uso de las Redes Sociales, la mayoría de los usuarios asiduos este medio, re-envían información que aparece mediante las Alerta Amber, de personas que han desaparecido sin dejar rastro alguno.

Una acción digna de reconocer y que en muchos casos ha dado excelentes resultados al recuperar a las personas sanas y salvas.

Sin embargo, a últimas fechas se ha presentado el hecho de que existe un nuevo “reto” de los jóvenes, importado de países como Canadá, Inglaterra y Australia y que consiste en desaparecer voluntariamente por 12, 24 o hasta 72 horas sin dejar rastro alguno a familiares ni mucho menos a las autoridades.

Lo vergonzoso del caso además de lastimar a sus propios padres, hermanos y familiares que da por si es algo grave, consiste en que mediante este “juego, se realizan una serie de movimientos logísticos tanto de las autoridades como de los usuarios de #Redes Sociales para que la final de cuentas estos jóvenes regresen sanos y salvos, sin ninguna preocupación por el acto realizado.

Debería de existir un castigo ejemplar para estos jóvenes que hacen sus “travesuras”, burlándose y lastimando a la sociedad que apoya en su búsqueda y que generan gastos y recursos del gobierno.

Aunque este castigo debería de iniciar en el hogar por los propios padres que sufrieron esa angustia de horas por saber dónde están sus hijos, las autoridades deberían de empezar a trabajar en programas que ejerzan una acción reformatoria para evitar que este tipo de actos sigan prevaleciendo o creciendo.

En #México se vive una tasa muy alta de secuestros y desapariciones, por lo que un acto inmaduro e inconsciente de esta magnitud, no puede ser permitido o pasar desapercibido. #Viral