Como un hecho más de los tantos que acontecen todos los días en nuestro país en relación a las desapariciones y secuestros de personas, este caso sucedió recientemente en la Ciudad de México.

Un joven de nombre Irving Ignacio Castro González de tan solo 27 años, secuestró y mantuvo en cautiverio por cuatro meses a su sobrina de 14 años.

La desaparición se dio cuando el pasado 18 de diciembre de 2015, el padre de la menor recibió una llamada de la escuela Secundaria Tierra Y Libertad en donde estudiaba su hija y por medio de la cual se le informó que la menor no había asistido a clases.

Los padres levantaron la denuncia de los hechos en el municipio de Texcoco, Estado de México y solicitaron la emisión de la Alerta Amber.

El padre de la secuestrada, es primo hermano de Irving Castro, quien realizó tres llamadas a lo largo de un mes solicitando un millón de pesos de recompensa por la joven.

El mismo padre sospechó de su primo cuando éste también “desapareció” en la misma fecha.

Sin embargo no fue sino hasta cuando el padre de la víctima ubicó por casualidad a su primo en un tianguis de Santa Cruz Meyehualco, de la Delegación Iztapalapa, de donde lo siguió hasta su domicilio en la calle Plan de San Luis en la colonia Santa María Aztahuacan, en donde solicitó apoyo a una unidad de la Secretaría de Seguridad Pública a quienes les explicó que tenía localizado al presunto secuestrador de su hija.

Los policías auxiliares Agustín Mendoza y Guillermo Becerril, detuvieron al secuestrador antes de entrar a su domicilio en donde al escuchar los gritos de la joven, entraron al domicilio a realizar el rescate.

Es increíble ver el grado de deterioro social al cual hemos llegado en este país, en donde el abuso puede llegar a afectar hasta a las mismas familias.

Desafortunadamente este tipo de casos se están convirtiendo en una situación normal en nuestro país. #Familia #Redes Sociales #Viral