Lo que pareciera sacado de un guion cinematográfico brinco a la realidad de una manera trágica para los cineastas León Serment y su esposa Adriana Rosique, quienes fueron asesinados cobardemente por un par de delincuentes y lo peor del caso es que fue orquestado por aquel a quienes ellos dieran vida, su propio hijo.

Todo ocurrió en dos hechos por separado, muriendo primero León Serment en lo que se trató de aparentar como un robo. Los hechos ocurrieron el pasado 27 de agosto cuando Sermet y  su esposa Adriana acompañados de su hijo Juan Benjamín esperaban un taxi para Adriana en la lateral de Periférico. Una vez que ella se marchó en el taxi los hombres fueron atacados por asaltantes, según declaro el hijo, el se tiro al piso protegiendo a la mascota que también los acompañaba, mientras los asaltantes golpeaban a Serment. Según su relato, el pidió ayuda a los transeúntes que estaban en los alrededores, luego dejo al perro en el departamento, mientras su padre era asesinado.

Después de rendir su declaración ante la procuraduría capitalina esta inicio la investigación revisando los videos de cámaras de vigilancia que captaron los hechos, encontrando que no encajaban con la declaración del hijo del #cineasta.

En los videos aparecen los presuntos asaltantes rondando el edificio de departamentos y continuamente revisando sus teléfonos móviles en espera de Serment, una revisión de los aparatos demostró que los asesinos tuvieron comunicación con el hijo y la novia de este Pamela Soto Miranda.

Por desgracia estas investigaciones tardaron algunos días, lo que aprovecharon Juan Benjamín y su novia para también mandar matar a Adriana, pagándoles a los mismos delincuentes que asesinaron al padre, y tratando de aparentar un suicidio.

El cuerpo de Adriana fue encontrado el 19 de septiembre colgado en su casa, apenas unos días después del #asesinato de su esposo, informando la familia del  “suicidio”.

Juan Benjamín dijo haber salido temprano de la casa ese día para llevar a su novia  al hospital y que se enteró de la muerte de su madre hasta la mañana del día siguiente.

De nuevo las cámaras de seguridad fueron determinantes en el esclarecimiento de la verdad, en los videos se aprecia que después de que el hijo sale del departamento, dos personas, un hombre y una mujer entran y minutos después salen sin ningún contra tiempo.

En un análisis de los videos se logra identificar que son las mimas personas que aparecen en los videos del asesinato de padre, e identificándolos con acercamiento a los rostros, además de que el hijo y la novia se mantuvieron deambulando en la zona de la casa, echando por tierra su coartada del hospital, en los que ninguno reporto haber atendido a la pareja.

Con todas estas pruebas el procurador giro ordenes de aprensión a los cuatro implicados trascendiendo que el hijo y la novia habían pagado cien mil pesos por el asesinato de cada uno de sus víctimas a los dos maleantes.

Los cuatro implicados podrían alcanzar una pena de hasta 70 años de prisión por cada una de sus víctimas.