Viviendo de noche, bajo el amparo de la irresponsabilidad

El video que está dando la vuelta al mundo con el accidente del automóvil BMW en la calle de Reforma en la ciudad de México, y que terminó con la vida de 4 jóvenes, es por mucho la imágen más dantesca que he visto en mi vida, que creí soló podría ver a través de una pantalla de cine, en películas como "Destino Final", pero me equivoqué.

Abrir ese video que está siendo compartido con el mayor morbo posible, dejó en mi un hueco en el estómago que jamás olvidaré. Describir lo que la mayoría hemos visto una y otra vez, me parece inútil, jamás cruzó por mi mente al dar click, que me dejaria como resultado darme cuenta de la poca importancia y respeto que hay en #Redes Sociales por imágenes como estas, que claro que venden, claro que dan likes y retuits, pero que no nos detienen a preguntar: ¿Qué sentirá la familia de ésos jóvenes tirados en el asfalto?.

Anuncios
Anuncios

¿Será que la madre de alguno de ellos vio como terminó su hijo en el pavimento?. La misma mamá que no imaginó que al despedirse de su hijo o hija jamás lo volvería a ver, y que la última imagen que tendría del él o ella, sería la imagen que no nos cansamos de compartir en nuestra red social.

No lei comentario que diga: "Mira lo que nos puede pasar", veo solo repudio al conductor que se salvó verdaderamente con un milagro, y se quedó aquí por un propósito, tal vez lavar en la cárcel la culpa de su imprudencia, condena que tarde o temprano cumplirá, 20, 30 años tal vez, eso en el ámbito legal, la vida dentro o fuera de la cárcel no le alcanzará para arrepentirse de esa noche, después de ver a sus amigos tirados sin vida en una banqueta.

La lección

La cárcel será lo de menos, escarnio de la opinión pública es la que acabará con el conductor del famoso BMW blanco, no está en nosotros juzgar a un imprudente que con copas de más - muchas tal vez- y que acabó con la vida, no de 4 personas con las que se divertía, acabo con la vida de 4 familias, y con la suya propia.

Anuncios

Estoy convencida de que este hombre de 33 años no salió de su casa el viernes de fiesta pensando en cometer un homicidio al volante

No lo justifico, todos los juicios que hagamos no devolverán la vida a esos jóvenes, y peor aún; no va a crear conciencia de casi ninguno de los que vean el video, ¿y sabe porqué? porque nosotros al ver situaciones asi decimos: a mi no me va a pasar.

De las autoridades nos encargaremos después, porque tengo muchas preguntas sobre la policía de tránsito las cámaras de vigilanca que no vieron un bólido casi a 200 km y lo detuvieron. Tampoco leí hubiera en las cercanías alcoholímetros que hubieran podido evitar esta tragedia.

Hay muchas culpas que repartir, que no sirven para reparar lo que vimos , pero ayudarán a reclamar a autoridades que nos cuiden un poco, que respondan por sus ciudadanos. Los padres tenemos la responsabilidad de educar a unos jóvenes sin miedo, pero que no se crean invencibles. El miedo que hubiera yo querido que experimentaran esas jovencitas no era el de un auto a gran velocidad, era el miedo de subir con un tipo alcoholizado, que hubieran sido valientes e inteligentes para no importarles el pertenecer o seguir la fiesta, y jamás subir a ese auto, era mejor un regañó de papá por despertarlo con una llamada a esa hora y decir: ven por mi.

Anuncios

El hubiera en ese caso ya no sirve.

En nosotros existe la posibilidad de ver - y muchas veces - ese video para saber que la vida se va en segundos y a 200 kms por hora... #Crónica Ciudad de México #México