La guerra entre las gang mexicanas se vive también dentro de las cárceles. El último episodio violento se llevó a cabo el jueves en el Centro de Ejecución de Sanciones (Cedes) en Reynosa, en el estado de Tamaulipas, cerca de la frontera con Estados Unidos. En el hecho perdieron la vida nueve detenidos. Los detenidos se enfrentaron con piedras, palos y armas punzantes hechas manualmente. Las autoridades también escucharon disparos con armas de fuego. Como era el día de visita, los familiares que se encontraban en el lugar fueron desalojados. Los heridos fueron trasladados en ambulancia hacia el centro de la Cruz Roja y de la Protección Civil.

Anuncios
Anuncios

El de Reynosa no es un hecho aislado: en el mes de julio murieron 28 presos de la cárcel de Acapulco, en el estado de Guerrero. Ese choque entre bandas al interno del centro de detención ha sido el más violento de los últimos años en #México y ocurrió el mismo día en el que se encontrada en territorio mexicano John Kelly, secretario de Seguridad interna de Estados Unidos. La cárcel de Acapulco ha sobrepasado su capacidad de 30 por ciento. Viven en ella 1951 hombres y 110 mujeres, mientras podría hospedar solamente 1624 personas. En el 2017 la #Violencia en México ha aumentado en un 30 por ciento durante los primos cinto meses del año. #Tamaulipas