Anuncios
Anuncios

Aunque la participación solidaria de los mexicanos estuvo presente en las actividades de rescate de las personas afectadas por el sismo [VIDEO] del pasado 19 de septiembre, también se pudieron observar acciones que perjudicaron a los capitalinos; tales como: robos a casa habitación, asaltos a vehículos, rapiña a centros de acopio y el hurto de pertenencias de las víctimas dentro de los escombros. [VIDEO]

Según voluntarias, quienes fueron partícipes en las actividades de rescate, algunos carpinteros aprovecharon que salieron pertenencias de las víctimas en los escombros del edificio derrumbado, ubicado en Álvaro Obregón 286, para hurtar libros de colección, de arquitectura y ediciones especiales de Marvel.

Anuncios

"Entramos con una brigada de 20 personas, subimos a la punta del edificio y ya ahí los voluntarios levantamos escombros en cubetas; lo que notamos es que uno de los carpinteros estaba preguntando cuánto podía sacar por el libro y no nos pareció honesto de su parte", declaró una de las testigos.

"Todavía dio entrevista cuando salió de los escombros y se hizo el héroe. No sé ni cómo tiene el corazón de hacer eso". La entrevistada explicó que en el tubo por el que lanzaban los escombros no está fabricado para que metan objetos grandes, por lo que los libros fueron apartados para procesarlos con el material pesado; sin embargo, el carpintero aprovechó para robarlo.

La situación con los alimentos

Con base en una entrevista a los encargados del comedor de Álvaro Obregón, la cual fue realizada por Mujeres Noticias, algunas personas al notar que el alimento lo regalaban, decidieron no comérsela para venderla.

Anuncios

"Los brigadistas entrar a turno desde las diez de la noche y vienen muchos voluntarios de Oaxaca o Tijuana, de ride, tienen tan grande el corazón que solo quieren apoyar", explica Angélica Aguirre, una de las encargadas del comedor.

"No tengan ninguna desconfianza al traer comida, si no se les da la comida es porque los quieren sustraer para llevárselos a otro lado", denunció Antonio Silva, el otro encargado del comedor.

Por otra parte, según brigadistas que hicieron guardia durante el transcurso de la semana pasada, afuera de los escombros, indigentes comenzaron a llorar y "montar un show", tal y como lo definieron nuestras fuentes, para que las personas les dieran dinero por lástima. Desafortunadamente sí creyeron la historia.

Asaltos

Desde el 19 de septiembre medios nacionales dieron a conocer que en Santa Fe los asaltos a mano armada comenzaron minutos después del sismo. Además, en zonas como Lindavista, específicamente en el deportivo Miguel Alemán, civiles en motocicletas comenzaron a robar el combustible que fue donado por la sociedad.

Anuncios

"Unos traían chaleco, otros estaban vestidos normales pero no se vale porque la gente trajo mucha ayuda y al fin y al cabo cuesta dinero y esfuerzo. No se vale que esas personas agarren lo que serviría para el rescate", indicó una vecina de la zona, quien mantenemos en anonimato por seguridad.

Entorpecieron actividades de rescate

La presencia del apoyo en Álvaro Obregón estuvo presente desde la primera semana en la que ocurrió el sismo; sin embargo, algunos brigadistas, solo fueron a tomarse selfies en los derrumbes por lo cual la Marina prohibió el acceso con teléfonos móviles. Cabe destacar, que aunque la mayoría dejó su mochila fuera de los escombros no se reportó ningún robo o pérdida. Diversos medios apoyaron la toma de fotografías por motivos de seguridad; sin embargo no todos los civiles usaron la herramienta para bien.

Con información de David Bohórquez, Ramón Vargas, Daniel Piña, Manuela Arango, Arturo Ávila y Andrea Copca. Estudiantes de CEU PART. #Álvaro Obregón #desastres