Dos víctimas se suman a la larga lista provocada por el terrorismo fundamentalista islámico. El primero el estadounidense Luke Somers, que estaba secuestrado por la organización Al Qaeda en la península arábiga. Junto a él, la otra víctima ha sido un cooperante de una ONG sudafricana, se llamaba Peter Korkie. El desgraciado suceso ha ocurrido la noche del viernes.

En la operación actuaron fuerzas del ejército de Yemen y de Estados Unidos que se desplegaron en la provincia de Shabwa, los secuestradores al entrar las fuerzas para liberarle le dispararon gravemente, en un tiroteo en el que resultaron muertos varios secuestradores pertenecientes al AQPA, desgraciadamente pese a que Somers fue llevado a un buque estadounidense, falleció a causa de sus graves heridas a las pocas horas.

La familia de Somers fué notificada del fatídico desenlace por el FBI y ha pedido máximo respeto al dolor familiar por la pérdida del periodista. Más de un año llevaba secuestrado (septiembre de 2013) este reportero que trabajaba para diversos medios internacionales, incluida la BBC. El en caso de Korkie, llevaba secuestrado desde mayo 2013 y fue apresado con su mujer Yolanda, que fué liberada 10 de enero, desgraciadamente su marido no ha podido correr la misma suerte. La casa blanca ha declarado que Barack Obama autorizó en noviembre una operación en la que fueron encontrados otros rehenes internacionales pero no encontraron a Somers.

La familia Somers realizó un video con los hermanos de él y su madre pidiendo la liberación del periodista que no fué escuchado y que ha tenido un final trágico a manos de los terroristas islámicos que siguen en una cruzada inutil que no está siendo escuchada ni por los países de occidente ni por los de su entorno.

Las víctimas como suele ocurrir en demasiadas ocasiones han sido dos de los integrantes más débiles en las zonas de especial conflicto armado o terrorista, un periodista y un cooperante de una ONG. Uno para informar a la opinión pública y el otro por ayudar a los que tanto sufren en las zonas más necesitadas.