El presidente Enrique Peña Nieto ha promulgado una nueva Ley General de los Derechos de Niñas, #Niños y Adolescentes, con los que se pretende garantizar a los más vulnerables su legitimidad como seres humanos. El Estado se compromete a ser vigilante de que esto se cumpla e impulsar mecanismos por los cuales los niños y adolescentes sientan la protección de un estado de derecho que no les excluye dentro de la sociedad.

Para lograr que esta ley de sus frutos el presidente asegura, que debe haber una sincronización desde todos los entes gubernamentales que se tienen para hacerla realidad. A través de un marco legal México puede tener una plataforma para hacer que las generaciones futuras, sientan esa seguridad que el estado les garantiza, promoviendo mecanismos seguros y fiables. "Se trata de fortalecer el Estado de derecho en todo el país y de sentar las bases para un mejor futuro como sociedad".

Esto lo enfatizó Peña Nieto durante el acto donde firmó la ley en su residencia oficial de Los Pinos, con funcionarios y legisladores y está previsto que sea publicada el jueves en el Diario Oficial de la Federación.

El presidente Peña Nieto junto con su esposa Angélica Rivera aseguró que por aprendizaje y memoria histórica "los mexicanos sabemos que el progreso y la paz social solo son posibles con respeto al Estado de derecho", y agregó que solo así se garantiza que la democracia siga afianzándose en el país.

Esta nueva ley es mucho más amplia y profunda cuidando con esmero ciertos derechos que antes pasaban desapercibidos, ahora tendrán los niños, niñas y adolescentes 20 derechos (universales) como son: derecho a la vida, a la identidad, a vivir en familia, a no ser discriminado, a la libertad de pensamiento, a la expresión, a la intimidad, y a que su condición de migrantes sea atendida, entre otros más.

Se pretende que estas acciones por la ejecución de la nueva ley no queden encajonadas, y el presidente para evitarlo crea un Sistema Nacional de Protección Integral para Niñas, Niños y Adolescentes, donde dirigirá el programa que se va a definir a nivel nacional, para poner más énfasis en la materialización de la ley que se prevé tarde unos 180 días después de publicada.

Se tiene que mover el engranaje de las procuradurías para estar atentos en la supervisión de los alberges de menores para vigilar que en ellos se puedan cometer algún abuso a los pequeños. También la nueva ley trata de apoyar, supervisar, promover y garantizar algunas atenciones de tipo legal, psicológico y administrativo para evitar que algún caso de violencia o abusos inclusive violaciones pasen desapercibidos.

Desde que Peña Nieto subió a la Presidencia, ha puesto un gran interés en que esta ley se votara con prontitud, incluso utilizó un procedimiento que es darle un carácter preferente, para agilizar las votaciones en las cámaras. Desde luego que ha dado un gran paso en apoyo a la infancia que tanto lo necesita. #Legalización