El ejecutivo mexicano presidido por Enrique Peña Nieto se ha molestado seriamente con las pasadas declaraciones del presidente boliviano Evo Morales. El presidente de Bolivia ha manifestado en un acto de la policía de su país que los países de Colombia y México tienen serios problemas con el narcotráfico.

Evo achaca este problema a su sistema económico basado en el libre mercado, aseverando que este sistema los "somete al imperio norteamericano". El el gobernante boliviano manifestó que "estamos viendo cómo está Colombia, especialmente cómo está México, con los últimos sucesos. Sigo pensando que allí está el modelo fallido"; esto lo fue mencionado en alusión al reciente caso de los 43 estudiantes desaparecidos desde el 26 de septiembre de este mismo año, en Iguala, Guerrero, un hecho que conmocionó el país llenándolo de indignación. Sobre este tema matizó que parece "que la delincuencia está por encima del Estado".

Tras conocerse estas declaraciones, el Gobierno de México, no ha tardado en dar respuesta, ya que este medio día la Secretaría de Relaciones Exteriores redactó una carta que envió a la cancillería boliviana; en esta carta se pone de manifiesto que estas declaraciones han levantado una fuerte "sorpresa y preocupación" dentro del Gobierno mexicano.

Pero esta no sería la primera vez que un jefe de estado latinoamericano critica lo sucedido respecto al lamentable caso Iguala. No hace ni tan siquiera un mes el ya, ex-presidente José Mujica adjetivó al estado mexicano como un estado "fallido" y llegó a relacionar directamente la desaparición de los estudiantes con la "gigantesca corrupción que hay en México". Cuando se produjeron estas declaraciones fueron totalmente rechazadas, pidiendo explicaciones al embajador de Uruguay. 

Por último, cabe destacar el hecho que este desencuentro diplomático entre ambos países se da una semana después de finalizar en Veracruz la XXIV Cumbre Iberoamericana, a la cual Evo Morales decidió no asistir, al igual que otros cinco jefes de estado de otros países latinoamericanos.