Muchas voces autorizadas de la opinión pública turca como el premio Nobel de Literatura Orhan Pamuk, aseguran que la gente en Turquía tiene miedo. Un clima social y político en el que conviven la amenaza a las libertades civiles con el acoso permanente a la oposición y a la totalidad de la prensa crítica con el gobierno. Un panorama bastante complicado y en el cual se han producido las críticas de la Unión Europea ante el clima existente en el país otomano.

Erdogan, ante el descontento de la Unión Europea, ha respondido de una manera tajante y quizás sorprendente para el líder de un país que ha estado durante bastantes años queriendo ser miembro de la Unión. El presidente turco ha dicho que no le importa si les aceptan o no, que deberían de ocuparse de sus asuntos y que no son nadie para ir dando lecciones de democracia.

Estas declaraciones no son las propias de un país que llama a la puerta de Europa y son un portazo del que no se sabe cual serán las consecuencias, por el momento la oposición no solo sufre el acoso del Gobierno sino lo efectos colaterales que, quizás, pongan al país en un callejón sin salida que termine produciendo la bajada a los infiernos de un país con un potencial enorme. Un presidente que gana las elecciones por un pírrico 51% tendría que tener mucho más tacto al manejar estos temas de política internacional, llevando su política de confrontación en el país a su política exterior.

Las medidas que está tramitando el Parlamento de Ankara tienen su plato fuerte en las medidas de la futura ley de seguridad, esta dará autorización a detener más de 48 horas sin autorización de la fiscalía turca. Además se permitirá el uso de las armas de fuego para repeler las manifestaciones violentas. El futuro de Turquía se enfrenta a una incógnita que no se sabe como acabará, un Gobierno que quiere dar marcha atrás en un país a caballo entre la Europa moderna y el mundo árabe. El apoyo de los ciudadanos en estos últimos meses a la unión con Europa ha ido aumentando, quizás como reacción a un Erdogan que cada vez radicaliza más la postura Turca.