La ley que refuerza las medidas hostiles contra Rusia ha contado con el apoyo de republicanos y demócratas, además se van a tomar más medidas para dar apoyo a Ucrania de coordinación militar.

Esta ley permite abordar unas nuevas sanciones de tipo económico contra Rusia, en unos momentos complicados para el país euroasiático, el cual está sufriendo un gran colapso económico. Las sanciones afectan muy duramente a Gazprom o Rosoboronexport, la empresa estatal que tiene el monopolio del envío del armamento ruso al exterior.

Si Gazprom limita el envío de Gas a los aliados de la OTAN, Ucrania, Moldavia, Georgia se prohibirá a los inversores estadounienses poner un dolar en la compañía. 8 millones de euros irán para contrarrestar la propaganda rusa en los países de la órbita rusa y 40 millones de euros irán destinados a promover la democracia en Rusia y combatir la corrupción en Ucrania.

Estas medidas dejan en un lugar complicado a la Unión Europea, que le cuesta mucho tomar decisiones unificadas en cuanto a la cuantía y el modo de las sanciones contra Rusia. Hay muchos intereses y demasiadas diferencias entre naciones que mantienen buenas relaciones con Putin y otras que son bastante más tensas.

Putin se encuentra en un callejón de difícil salida y no sabemos cuáles serán sus planes para afrontar la serie de consecuencias que han supuesto las decisiones en este último año de mandato, el cual ha influido de manera muy importante en la posición de censura de la mayoría de las potencias internacionales ante el acoso al gobierno ucraniano y el posterior conflicto de Crimea, que acabó con este territorio pasando a formar parte de Rusia.

Ahora que Cuba y Estados Unidos han dado un paso después de 50 años de desencuentros, no sería mal momento para que Putin y un Barack Obama en la última fase de su mandato como Presidente de los Estados Unidos se reúnan e intenten tomar medidas para que el pueblo ruso no pague, las decisiones de un gobierno que parece querer repetir los errores del más rancio comunismo soviético del siglo XX.