Ayotzinapa. Una historia de represión

La Normal Rural de Ayotzinapa se encuentra ubicada en el poblado del mismo nombre, perteneciente al Municipio de Tixtla Estado de Guerrero. Se fundó en el año de 1926 bajo la tutela de la Secretaría de Educación Pública de México para llevar instrucción media superior a las comunidades más pobres del país, filosofía cuyo modelo fue impulsado por José Vasconcelos, acérrimo combatiente del positivismo y con un fuerte sentido social de la Educación.

En esta normal se formaron figuras emblemáticas en la vida del país como los combatientes guerrilleros Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, ambos de origen guerrerense y el primero fundador del Partido de los Pobres, en tanto que Genaro conformó la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria y que operaron durante la época de los sesentas y setentas como comandos armados en la Sierra del Sur.

La tradición de organización y defensa de la Normal que ha sido objeto de intentos de desaparecerla por los gobiernos en turno como Zeferino Torreblanca y los subsecuentes gobernadores hasta la actualidad. Cada año los integrantes de la Normal tienen que movilizarse en defensa de su escuela y cuya respuesta ha sido cada vez más violenta. Así en el año 2011, se registró un enfrentamiento en el que dos estudiantes resultaron muertos y el empleado de una gasolinera con lesiones graves. Estos hechos siguen sin esclarecerse pues han surgido a la vida pública videos que demuestran que no fueron los chicos quienes incendiaron la gasolinera como lo maneja el Poder Judicial.

El 26 de septiembre del 2014

Miles de mexicanos fueron siguiendo el secuestro y desaparición de 43 normalistas y el asesinato de otros tres además de personas que nada tenían que ver con el conflicto, entre ellos un futbolista del equipo Avispones, el chofer del autobús del equipo de futbol, la pasajera de un taxi y gravemente herido el chofer del taxi.

Las declaraciones de los sobrevivientes del ataque señalan que la policía municipal fue la primera en atacarlos y que el Ejército no sólo no intervino cuando se estaba realizando el ataque sino que por el contrario llegó a las clínicas donde se estaba atendiendo a los heridos y amenazó a los sobrevivientes señalando que ellos se lo habían buscado.

Estos testimonios contradicen las difundidas por el titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam, quien ha señalado como autores intelectuales al Presidente municipal de Iguala y su esposa como parte del cártel local "Guerreros Unidos", quienes serían el brazo ejecutor y quienes según su versión asesinaron y quemaron a los 43 normalistas.

Lo cierto es que a tres meses siguen sin aparecer los 42 normalistas y solo ha sido identificado Alexis Mora por las pruebas de laboratorio en Austria. Esta falta de resultados ha movilizado a cientos de miles de ciudadanos mexicanos y del mundo entero exigiendo la aparición para impedir que se dé carpetazo al asunto como pareciera ser el objetivo gubernamental, poniendo en jaque a la clase política mexicana. #Manifestaciones