En Mónaco viven alrededor de 37.000 personas de 120 nacionalidades, 8.000 de ellas tienen pasaporte Monegasco, gracias al cual gozan del privilegio de la excepción fiscal.

Hace ya una década de la muerte de Rainiero el padre de Alberto y los habitantes de Mónaco esperaban con ganas que el príncipe tuviese descendencia. La llegada de los dos mellizos deja tranquilos a los Monegascos que ven como aumenta una familia real que desde hace años da caché y rellena hojas de las revistas del corazón al mismo tiempo.

Los planes de Alberto una vez asegurada la descendencia son ambiciosos, quiere construir una isla artificial sobre el mediterráneo para que vivan 3.000 personas más. Este gusto por la construcción le viene por parte de su padre, un Rainiero que bajo su mandato construyó torres altísimas de hasta 49 plantas caso de la torre Odeón.

En el caso de Alberto, también quiere construir rascacielos, que permitirán que una nueva hornada de millonarios acudan a la llamada de las particularidades fiscales del Principado. En Mónaco no se paga impuesto directo sobre la renta, salvo los franceses y los estadounidenses. A pesar de esto, los alquileres en el "micropaís" son elevadísimos.

La familia Grimaldi lleva afincada 700 años en Mónaco y no les ha ido nada mal a tenor de la buena salud financiera del país. Los niños nacieron mediante cesárea y al no existir antecedentes familiares de gemelos, se intuye que los felices padres se sometieron a un tratamiento de fertilidad para poder asegurar de este moda la continuación de la dinastía familiar.

El niño será por ley el que se convertirá en nuevo heredero del Principado pese a que la niña nació primero, Jacques al nacer ya ha recibido su primer título ya que ostentará el de Marqués de Baux y su hermanita, Condesa de Carladès. Con estos nacimientos pues, Alberto cierra la polémica que durante años existió sobre el relevo en el trono de Mónaco y que dio lugar a rumores de todo tipo sobre el príncipe y su vida. Al final se demostraron falsos y desde el Castillo de Fort el pasado 10 de diciembre sonaron 42 cañonazos para celebrar el nacimiento de sus hijos.