Mientras los escándalos sobre el Grupo Higa, dirigida por Juan Armando Hinojosa, ascienden, paradójicamente, el peso mexicano cae frente al dólar en sus valores más bajos. Esta ocasión fue el turno del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien fue evidenciado por The Wall Street Journal, pues este medio informó sobre la residencia adquirida por el funcionario por medio de una empresa del controvertido grupo de empresas que se encuentra en la mira por sus problemas de conflictos de intereses recientes.

Diversos medios han señalado la relación de Juan Armando Hinojosa (dueño de Grupo Higa) con Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera (esposa del titular del ejecutivo) y ahora también con Luis Videgaray. Entre periódicos, revistas, televisoras y radiodifusoras tanto nacionales como extranjeras en los últimos días han informado y analizado una serie de distintas propiedades entre las que se encuentran la casa ubicada en la calle de Sierra Gorda, con un valor de siete millones de dólares (propiedad de la primera dama); además de otra propiedad en las lomas (la cual, por un comunicado entregado a diversos medios de comunicación, no puede divulgarse si dirección exacta), en la cual EPN habría vivido y realizado actividades de campaña cuando aún era candidato a la presidencia (lo cual no se vio reflejado en sus gastos de campaña, que excedieron 13 veces la cantidad permitida, según estableció una comisión investigadora); también se encuentran los contratos multimillonarios que el presidente ha otorgado a esta constructora, entre otras cosas, para la construcción del viaducto que irá desde Veracruz hasta Monterrey, el aeropuerto que es el mayor proyecto del sexenio y el tren de alta velocidad que debía correr desde la ciudad de México hasta Querétaro.

El día de hoy, la publicación de Estados Unidos dio a conocer que Luis Videgaray obtuvo una casa con valor de 7.5 millones de pesos (ubicada en Malinalco, Estado de México), por medio de la Bienes Raíces H&G SA (que pertenece al Grupo Higa).

Hay dos puntos importantes que señalan noticieros como CNN México: el primero es que el titular de la secretaría compró la casa en 2012, cuando Enrique Peña Nieto ya había sido electo presidente (aunque el mismo Videgaray informó al TWSJ que el adquirió la casa antes de estar en el puesto que ostenta, aunque es interesante que ya para ese momento se perfilaba como el favorito para ocupar el cargo); el segundo punto consiste en que el ahora secretario pago la casa al contado, la cual aparece en su declaración patrimonial, pero que el préstamo por el cual pudo pagarla no se encuentra registrado porque (según explica él) aún no existía forma de declarar el tipo de préstamo que solicitó, ya que no fue un crédito bancario.

Aunque Videgaray comentó para TWSJ que no existe ningún conflicto de intereses, no se puede evitar cierta perspicacia al respecto frente a los hechos que nos presentas distintos medios de comunicación.

Hasta el momento, aunque ha sido mucha la presión por parte de personajes como Hill Clinton (ex presidente de Estados Unidos) para que se aclaren estos conflictos de intereses, las declaraciones que ofrecen tanto unas como otras partes parecen aún confusas y difusas, como la declaración que hizo Angélica Rivera sobre el origen de sus recursos para comprar la casa en Sierra Gorda (siendo dicho discurso objeto de la crítica popular tanto de las personas que trabajaban en Televisa, como de algunos artistas internacionales, así como también de la vox populi en redes sociales). #Gobierno