Luego de la noticia que confirmó que los restos analizados por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) mediante la Universidad de Innsburg, Austria, corresponden al joven Alexander Mora Venancio, uno de los 43 estudiantes normalistas rurales de Ayotzinapa, los padres de familia de los jóvenes temen que esta prueba pericial sea suficiente para cerrar el caso.

Recientemente el secretario de #Gobierno, Miguel Ángel Osorio Chong, y el procurador de Justicia, Jesús Murillo Karam, han mostrado la solidaridad con los padres de las víctimas, pero han declarado que nunca se podrá determinar el número de personas que fueron incineradas en el basurero de Cocula, por lo que los representantes de los familiares temen que se dé "carpetazo" a la investigación.

En el supuesto de que la mayoría de las evidencias sobre que los jóvenes normalistas fueron llevados al basurero de Cocula son testimoniales, y que en el entendido de que los criminales procedieran de esta forma para deshacerse de los cuerpos, hace pensar a las autoridades del gobierno federal a dimitir en la búsqueda por la imposibilidad de encontrar más rastros fidedignos.

Cabe recordar que anteriormente a esta confirmación de las autoridades gubernamentales, basado también en testimonios de pobladores y policías, el padre Alejandro Solalinde Guerra había dado con profundo dolor una noticia similar, en la que sostenía que los jóvenes habían sido quemados y que sería prácticamente imposible hacer un reconocimiento de los restos en esas circunstancias.

Sin embargo, más allá de las suposiciones o hipótesis de las autoridades, la exigencia de los padres de familia continúa, toda vez que ellos lo único que buscan es una esperanza, una certidumbre que les permita saber en dónde se encuentran sus hijos que fueron desaparecidos a la fuerza por policías y entregados a criminales bajo la orden de José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda, estos dos hasta ahora detenidos, uno ya procesado en un penal federal y la otra bajo arraigo, aunque con elementos más que suficientes que no les permitirán salir en libertad.

Por esta razón, las exigencias de los padres de familia representadas por José Félix Rosas, vocero del Movimiento Popular de Tecoanapa-Ayotzinapa, siguen en pie, y es por eso también que insisten en que se presente con vida a los jóvenes hasta que las evidencias científicas al respecto digan lo contrario. #Manifestaciones #Movimientos sociales