El 10 de enero iniciaron las precampañas para los candidatos de diputadas y diputados a nivel federal, con más de siete millones de spots, los aspirantes contarán con 40 días para ganar el apoyo de los ciudadanos. A pesar de que aún no ha pasado ni una semana de precampaña, ya se ha suscitado la primera queja por la campaña del PRD.

El Partido de la Revolucionario Democrática lanzó su campaña “Queremos ser tu voz”, con spots que se centralizaban en lo que no funciona en el país. Para la televisión hicieron un spot de 29 segundos dónde mostraban imágenes de protestas antiguas y actuales (Ayotzinapa), en una imagen aparecía el comunicador más importante de Televisa, Joaquín López-Dóriga.

Ante esta situación el comunicador presentó una queja al Instituto Nacional Electoral (INE) por el uso de su imagen en esta campaña. El INE resolvió retirar el spot, por asociar al denunciante con acontecimientos negativos del país, calumniando y desprestigiando la imagen del comunicador. Sin embargo el PRD argumento que esta situación se trataba de un acto de censura para su partido, ya que la decisión fue tomada de manera repentina sin otorgarles su derecho de réplica, argumentando que la decisión del INE es absurda e ilegal.

En obediencia a la ley, los perredistas se vieron obligados a cambiar su spot, y aunque en una primera instancia pensaban quitar la imagen de López-Dóriga y poner una imagen de censura, esta les fue negada. Ya fue presentada la nueva versión, en donde en el lugar del conductor aparecen los logotipos de Televisa y Telmex, también se añadió imágenes de ex presidentes del PAN, ya que en un principio sólo se contemplaban a los del PRI.

Aunque se cambió el spot, los perredistas han impugnado ante el TEPJF la decisión tomada por el INE, al considerarla una violación a la libertad de expresión, al no establecer dónde se inflige la ley. Carlos Navarrete, dirigente nacional del partido, aseguró que todo el mundo debe estar sujeto a la crítica, incluso los periodistas, resaltó que con esta decisión sólo vuelve intocable a los comunicadores, afectando el derecho a la libertad de expresión así como el derecho a la información.